¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Trabajos a media jornada: horas extraordinarias, derechos, ventajas y desventajas

Trabajar a media jornada tiene sus ventajas, sobre todo si necesitas algo de tiempo libre para estudiar, cuidar de tus hijos o compaginar dos empleos.
Trabajos a media jornada: horas extraordinarias, derechos, ventajas y desventajas

Trabajar a media jornada tiene sus ventajas, sobre todo si necesitas algo de tiempo libre para estudiar, cuidar de tus hijos o compaginar dos empleos. Hoy en día, casi todos los jóvenes universitarios que terminan la carrera tienen que pasar una larga temporada de prácticas que, muchas veces, no son remuneradas. Si éste es tu caso y necesitas tener tus ahorros para salir con tus amigos o viajar en verano, un trabajo a media jornada es lo que estás buscando.

¿Qué es un trabajo a media jornada?

Un contrato a media jornada implica que el trabajador realice menos de 8 al día, aunque no hay un cómputo de horas establecido. Existen medias jornadas de 4, 5 o 6 horas diarias. Por ejemplo, en el sector de la hostelería es frecuente que se necesiten más horas los fines de semana, que es cuando hay mayor volumen de venta, que de lunes a jueves.

Este concepto de media jornada a menudo se confunde con la reducción de jornada, sim embargo, son dos concreciones laborales muy distintas. La reducción de jornada es una condición que puede solicitar un trabajador a su empresa para poder compaginar su vida laboral con una determinada situación especial, como el cuidado de los hijos, una enfermedad personal o de un familiar. 


¿Puedo hacer horas extraordinarias con una media jornada?

Por normal general, cuando un trabajador opta por un puesto de trabajo a media jornada es porque no puede hacer una jornada completa. Por eso, no se le permiten hacer horas extraordinarias. Sin embargo, también existen las horas complementarias, de las cuales el empleado puede realizar un máximo del 30% de las horas que figuren en su contrato. Eso sí, debes tener en cuenta que las horas complementarias no se suelen pagar al doble como las horas extraordinarias, pero aun así es una buena fórmula para sacarte un dinero extra cada mes.


¿Qué derechos tiene un trabajador a media jornada?

Existe la falsa creencia de que un empleado con un contrato de 20 horas tiene menos derechos que uno que trabaja a jornada completa. Sin embargo, el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores especifica que los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo. Estos derechos son:

  • Derecho a plus de transporte. Este punto hace referencia al tiempo y dinero que va a invertir el empleado para ir a trabajar cada día. Un empleado que trabaje 3 horas al día tendrá que desplazarse igual que uno que haga 8 horas diarias, así que el plus de transporte siempre será el mismo para ambos, independientemente del tipo de contrato que tenga.
  • Derecho a vacaciones. En la actualidad, cualquier trabajador tiene derecho a 30 días de vacaciones al año. Eso sí, aunque no importa el número de horas que hagas por contrato, sí que se tendrán en cuenta el número de meses trabajados. Es decir, si tienes un contrato indefinido, se deduce que vas a trabajar todo el año, por lo que podrás disfrutar de los 30 días de vacaciones. Sin embargo, si tienes un contrato temporal de 6 meses, te correspondería la mitad de ese tiempo, es decir, tendrías 15 días de vacaciones.
  • Permiso retribuido. Este punto varía bastante en función del sector en el que trabajes. Por ejemplo, si tienes que realizar algún curso de formación para desempeñar tus funciones laborales, lo más lógico es que todos los gastos corran a cargo de la empresa y que recibas el pago de esas horas que has invertido en la formación como si las hubieras trabajado.

Chica reponiendo supermercado

Ventajas de un trabajo a media jornada

  • Tienes tiempo libre para cubrir otras necesidades personales, como estudios, familia, prácticas universitarias, etc...
  • Puede ser una buena forma para introducirte en el mercado laboral o en un determinado sector que desconozcas. Si tienes miedo de agobiarte porque es tu primer trabajo o de que no puedas ajustarte a ese tipo de empleo, conseguir un contrato a tiempo parcial puede ser bueno para una primera toma de contacto.
  • Tienes los mismos derechos que un trabajador a jornada completa.
  • Si sólo tienes disponibilidad para cumplir las horas que figuran en tu contrato, no tienes que preocuparte por las horas extraordinarias, porque por ley no puedes hacerlas.
  • Siempre que lo necesites y que la empresa te lo permita, podrás ampliar tu media jornada a jornada completa.
  • Puedes compaginar una media jornada con otro trabajo que ya tengas a jornada completa. Por ejemplo, puedes trabajar 8 horas de lunes a viernes y buscarte otro empleo de fines de semana a tiempo parcial.


Desventajas de un trabajo a media jornada

  • La cotización. Obviamente, el nivel de cotización es bastante más bajo si trabajas a media jornada que si lo haces a tiempo completo. Tu nivel de cotización a la Seguridad Social, a las prestaciones por desempleo o a la jubilación se verá bastante reducido. Esto puede significar un gran inconveniente para un trabajador de 50 años que tiene próxima su jubilación. Pero, para alguien que acaba de iniciarse en el mundo laboral, no hay ningún problema, ya que todavía tendrá muchos más años para cotizar.
  • El sueldo. Como es normal, en un empleo a tiempo parcial cobrarás la mitad de lo que ganarías con una jornada completa. Pero eso es algo que tienes que valorar cuando empiece tu búsqueda de trabajo.
  • Promoción interna dentro de la empresa. Si tienes un contrato a tiempo parcial, será más difícil que te hagan una mejora de sueldo o que puedas promocionar dentro de la empresa.


¿Qué tipos de trabajas de media jornada hay?

  • Hostelería. Este no es el sector mejor remunerado, pero sí el que cuenta con mayor oferta de empleo. Las opciones son muy variadas, ya que puedes trabajar de camarero en un restaurante o en un hotel, de recepcionista, en un catering, etc... Eso sí, en función del tipo de puesto al que apliques te pedirán o no una determinada experiencia en empleos similares.
  • Academias. Si lo tuyo es la enseñanza, trabajar como profesor particular o en una academia puede ser una gran opción. Lo positivo es que la mayoría de estos profesores suelen ser estudiantes, así que, si tienes entre 16 y 24 años es muy posible que encuentres gente con la que intercambiar y compartir conocimientos.
  • Repartidores de comida o de paquetes a domicilio. Cada vez es más habitual que la gente pida comida a domicilio en lugar de ir al restaurante a consumir. Por eso, si estás buscando un trabajo sencillo y te gusta moverte por la ciudad, ser repartidor puede ser tu mejor opción para trabajar a media jornada. Eso sí, en este sector es muy posible que no tengas un horario cerrado y que tus horas de trabajo se ajusten a la demanda que haya en el día.
  • Cajero o reponedor. Las grandes superficies suelen tener una gran cantidad de trabajadores, entre ellos, cajeros y reponedores. En el caso de los reponedores, sólo trabajan reponiendo estanterías a ciertas horas del día, generalmente cuando entran los pedidos.
  • Freelance. En el mundo digital del periodismo y el diseño gráfico cada vez es más frecuente contratar a trabajadores externos a la empresa (community manager, traductores, redactores, diseñadores gráficos, etc.) para realizar proyectos sueltos. El inconveniente de esto es que seguramente tendrás que trabajar como autónomo y eso implica pagar unas tasas especiales por trabajar por cuenta propia. Eso sí, tú serás tu propio jefe, elegirás tus horarios y la carga de trabajo a la que quieras hacer frente.



Otros artículos que te pueden interesar:


TAGS: #