¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

SSD o HDD: ¿Qué tarjeta te conviene más?

A la hora de comprarte el próximo ordenador vas a comprobar lo importante de fijarse en su almacenamiento, que puede ser un SSD o un HDD.
SSD o HDD: ¿Qué tarjeta te conviene más?

Son muchas las características que hacen que nos decantemos por comprar un ordenador u otro, ya sea por el prestigio que tiene su marca, el precio que tiene, la parte estética o las opciones de última generación que incluye en su sistema. Sin embargo, en muchas ocasiones no nos detenemos a mirar cuál es su dispositivo de almacenamiento, y es uno de los elementos más importantes en los que nos tenemos que fijar, ya que de él dependerá la velocidad de navegación de nuestro ordenador o la capacidad que tenemos para guardar nuestros programas y archivos, entre otros factores.

En general, tenemos dos opciones en nuestro ordenador para nuestros dispositivos de almacenamiento, que son un disco duro (HDD) o una unidad de estado sólido (SDD). Por eso, vamos a describirte qué son, sus características y las ventajas y desventajas de cada uno.

¿Qué es un SSD?

Cuando hablamos de un SSD estamos hablando de un dispositivo o unidad de estado sólido (solid-state drive). Este elemento sirve para almacenar los datos en tu ordenador, al igual que un HDD, solo que este es más moderno y tiene otro modo de funcionamiento.


Es la alternativa más popular y utilizada en sustitución de los discos duros. Sin embargo, mientras los discos duros emplean componentes mecánicos que tienen movimiento, las SSD almacenan sus archivos en microchips con memorias flash que están interconectadas simultáneamente entre ellas. Es por ello que muchos expertos consideran las SSD una evolución de los dispositivos USB tradicionales.


Otra de sus características principales es que no disponen de cabezales físicos de grabación de los datos, sino que incluyen un procesador que está integrado y realiza operaciones de lectura, escritura y organización de datos. Este tipo de procesador, también llamado controlador, son los que deciden cómo almacenar, recuperar, gestionar el caché del sistema y limpiar los datos del disco, entre otras características.

El tamaño de los discos SSD es de unas 2,5 pulgadas y presentan un diseño muy similar al de los discos duros, lo que facilita que encajen en las carcasas o ranuras donde se introducen los discos duros en tu ordenador.


¿Y qué es un HDD?

Los HDD también los conocemos con el nombre de discos duros y son un elemento dentro de la informática que se emplea para el almacenamiento de tus datos de forma permanente, al igual que los SSD mencionados arriba. A diferencia de la memoria RAM, estos discos duros guardan toda tu información después de haber apagado tu ordenador.

Su composición se basa en piezas mecánicas que utilizan el magnetismo para recopilar y grabar todos tus datos y archivos. Además, también tiene varios discos rígidos que están unidos por un mismo eje y que se encuentran en movimiento dentro de una caja metálica. En cada una de sus caras, se graban los datos que quieres que permanezcan guardados, por lo que cuanto más finos sean estos discos, mejor será la grabación de tus datos y más rápido trabajarán. La velocidad de los HDD o discos duros está en torno a los 5500 o 7200 revoluciones por minuto y su tamaño puede variar entre las 2,5 a las 3,5 pulgadas.

Diferencias entre SSD y HDD

Una vez que hemos visto qué son y las características de los SSD y los HDD, vamos a ver cuál se adapta mejor a nuestras necesidades, viendo sus ventajas y desventajas de cada uno:

  • A nivel económico, los discos duros son más baratos que los SSD.
  • Sin embargo, los SSD son más modernos y tienen bastantes mejoras técnicas frente a los HDD.
  • Los SSD tienen una capacidad menor a diferencia de la gran capacidad que pueden llegar a tener los HDD.
  • Por otro lado, el consumo de los SSD es menor que el de los discos duros.
  • La velocidad de navegación es mayor con un SSD que con un HDD.
  • Al tener partes mecánicas y móviles, los HDD hacen más ruido y vibran, mientras que los SSD no hacen ningún tipo de ruido.

Nuestra recomendación desde aquí a los usuarios es la de invertir en un SSD o unidad de estado sólido ya que, aunque sean un poco más costosos, a nivel calidad y rendimiento se obtienen mejores resultados.

TAGS: #