El comparador de telefonía y préstamos online.

Qué hacer ante un despido improcedente

En Comparatodo te contamos qué hacer ante un despido improcedente. Deberás conocer las causas de tu despido y si son o no justificadas. En caso negativo, podrás reclamar o denunciar a la empresa.
Qué hacer ante un despido improcedente

Si te han despedido y no entiendes por qué, quizás la causa es injustificada. Antes de reclamar nada o denunciar a tu empresa, deberás estar seguro de que tu caso se trata de un despido improcedente. Lo primero que debes hacer es consultar el artículo 52 (en relación con el artículo 51) y 54 del Estatuto de los Trabajadores. El artículo 52 recoge los despidos por causas objetivas y el artículo 54, las causas del despido disciplinario.


¿Cuándo se considera despido improcedente?

Un despido se considera improcedente cuando el empresario no puede acreditar las causas que motivan al mismo, es decir, cuando no se pueden probar los hechos que ha imputado al trabajador en la carta de despido o cuando las causas alegadas en la carta de despido no requieren la gravedad suficiente para justificar la procedencia del mismo.

Además, también es improcedente si no cumple con las formalidades requeridas legar o convencionalmente. Por ejemplo: falta de comunicación por escrito al trabajador, pues es improcedente un despido si solo se comunica  de forma verbal. El despido es un acto de voluntad del empresario que, aunque puede decírselo verbalmente o con actor que lo evidencien al trabajador, la normativa obliga a que se formalice por escrito mediante la correspondiente carta de despido. Otros ejemplos serían la insuficiencia de descripción de los hechos recogidos en la carta de despido, la omisión de un expediente contradictorio cuando se exige legal o convencionalmente, etc.

Tras la reforma laboral del día 12 de febrero de 2012, el importe de la indemnización por despido improcedente es de 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades. Sin embargo, si el contrato se realizó antes de esa fecha, la indemnización será de 45 días de salario por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades. Aún así, es importante tener en cuenta que la indemnización variará en función del salario, la antigüedad del trabajador en la empresa y el tipo de despido que se aplique.


¿Cómo reclamo el despido improcedente?

En caso de despido improcedente, el trabajador puede poner una demanda a la empresa. El plazo para interponer esta demanda por despido es de 20 días hábiles desde la fecha de efectos del despido. Se empieza a contar desde el día siguiente a aquel en el que se produce el despido del trabajador. Este es un plazo de caducidad y se consideran días inhábiles los sábados, domingos y festivos, además del 24 y 31 de diciembre.

Si la empresa, cuando despide al trabajador, no entrega la documentación del desempleo y tampoco le abona la liquidación, saldo y finiquito, el efecto que produce es que podrá reclamar no solo la causa del despido para que se declare su nulidad o en su caso la improcedencia, sino que también podrá reclamar las cantidades que, como finiquito de su relación laboral, se le adeuden.

El SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) es el que reclamará a la empresa la documentación relativa a su prestación de desempleo en caso de que la empresa se niegue a entregársela. En condiciones normales, el SEPE es informado del despido y las causas a través del certificado de empresa. El trabajador podrá reclamarlo a la compañía si no le ha llegado al SEPE, pues es lo que te permite cobrar el paro.

El trabajador, si cumple todos los requisitos legales, podrá solicitar el SEPE el reconocimiento del derecho a las prestaciones que surgen al producirse el despido como situación legal de desempleo, siempre que se solicite dentro del plazo de los 15 días siguientes. La solicitud necesita la inscripción como demandante de empleo y la suscripción del compromiso de actividad.

TAGS: #