El comparador de telefonía y préstamos online.

Qué es el oversharing y cuáles son sus riesgos

En Comparatodo te contamos qué es el oversharing y cuáles son sus riesgos. Debes pensar antes de publicar cualquier cosa en tus redes sociales para evitar problemas como es el robo de identidad.
Qué es el oversharing y cuáles son sus riesgos

El oversharing es la sobreexposición de información personal en internet y, en particular, en las redes sociales a través de los perfiles de los usuarios. Este hecho se nos presenta continuamente en la actualidad, donde los jóvenes, sobre todo, publican constantemente imágenes o información personal. De esta manera, sus vidas quedan totalmente expuestas y, aunque las intenciones sean inocentes, estos datos o imágenes pueden volverse en su contra al toparse con personas que lo utilicen con un distinto al original.

Este exceso de información que se puede facilitar en internet sumado al comportamiento malicioso de otros usuarios, supone un grave riesgo que corremos cada día al señalar nuestra ubicación, comentar información personal o privada, colgar una imagen o video comprometedores...

Esto no supone un delito en cuestión, pero puede dar lugar al chantaje o robo de información personal a través de algún tipo de técnica. Nos exponemos a un riesgo de robo y suplantación de identidad.


¿Qué hacer para protegerse?

Lo primero que debes hacer es rebajar el nivel de información que das cada día. Piensa en aquello que vas a publicar antes de hacerlo, si realmente no supone un problema ni desvela demasiados detalles personales. También es importante tener cuidado y evitar subir un contenido que sea perjudicial u ofensivo para el resto de la comunidad de usuarios.

Además, la mayoría de las plataformas sociales en internet cuentan con la opción de controlar lo que queremos mostrar públicamente o lo que no y a quíen dejamos ver ese contenido. Por ejemplo, en Facebook puedes permitir que tus amigos vean la información o las imágenes que publicas, pero no el resto de usuarios. En Instagram, puedes aprovechar y poner tu cuenta privada, de tal manera que un usuario desconocido para ti no podrá ver tus fotografías. Y en Twitter, al igual que en Instagram, también podrás hacer tu cuenta privada.


Las técnicas del estafador

La técnica más utilizada por los delincuentes cibernéticos para estafar y obtener información confidencial de forma fraudulenta es el llamado phishing, de tal manera que al estafador se le conoce como phisher.

Ya hemos hablado de que el oversharing es un peligro. Sin embargo, aunque no publiques demasiados datos personales en tus redes sociales, también debes tener mucho cuidado y estar seguro de a quién proporcionas de forma privada y en confianza información personal como claves, contraseñas o detalles sobre tus tarjetas de crédito e informaciones bancarias.

El phisher usa técnicas de ingeniería social que consiste en obtener información esencial del usuario a través de la manipulación. El estafador se hace pasar por una persona o empresa de confianza y se pone en contacto por correo electrónico o algún sistema de mensajería instantánea, redes sociales o, incluso, mediante llamadas telefónicas.

Imagen

La mayoría de estos correos fraudulentos incluyen un enlace que, al clicar en él, te llevan a páginas web falsificadas. Es así como el usuario, creyendo que se encuentra en una página web de confianza, introduce datos personales que llegan en realidad al estafador.

Los expertos recomiendan que lo principal es no contestar automáticamente a ningún correo que pida información personal o financiera, ya que las empresas bancarias y financieras no solicitan este tipo de datos mediante un simple correo. Tampoco pinches en un enlace que te genere desconfianza y comprueba que la página web en la que has entrado es un dirección segura. En el caso de que creas que has sido víctima del phishing, cambia tus contraseñas y contacta con tu entidad financiera para informarles.

TAGS: #