¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Qué es la energía reactiva, cómo funciona y cómo incide en nuestra factura

Si aún no conoces este término, ya es hora que sepas cómo funciona la energía reactiva y el efecto que tiene en el recibo de nuestro hogar.
Qué es la energía reactiva, cómo funciona y cómo incide en nuestra factura

¿Qué es la energía reactiva? Es lo primero que te preguntarás al haber entrado en este artículo. La energía reactiva es un tipo de energía eléctrica que absorben algunos de los electrodomésticos eléctricos que tenemos en nuestra casa o trabajo, y que más tarde devuelven a la red. No supone un gasto, sino que hay que generarla y llevarla hasta los dispositivos que la emplean.

Tienes que saber que la gran mayoría de las compañías eléctricas se aprovechan de ello y penalizan en la factura mensual a partir de una cierta cantidad de uso.

Ya hemos visto que este tipo de energía se genera a partir de la actividad de determinados aparatos que utilizan la electricidad y transforman la energía en campos electromagnéticos. Además, está relacionada de forma muy cercano con otro tipo de energía, la energía activa, producida como resultado de transformar energía eléctrica en calor y  trabajo mecánico. La suma de ambas energía da la energía aparente.

¿Cómo funciona la energía reactiva?

Ya sabemos qué significa pero ¿cómo actúa y cómo se aplica? Las características de la energía reactiva son bastante diferentes a las de la energía activa, ya que como hemos hablado, esta transforma completamente la energía en trabajo o calor. Sin embargo, si hablamos de la energía reactiva vemos que:

  • Se mide en kVarh (kilo voltio- amperio reactivo por hora). La energía activa se mide en kWh (kilo vatio por hora). Aunque son unidades de medida extrañas para los consumidores de a pie, conocerlas es importante para saber más adelante como inciden en la factura del hogar.
  • La energía reactiva no se consume ni sirve para poder calentarnos, ya que esto es trabajo de la energía activa.
  • Actúa en todos los aparatos eléctricos que funcionen mediante una bobina, un motor o un transformador alimentados a una corriente de tipo alterna. Algún ejemplo de estos aparatos son los ascensores o los fluorescentes que tengamos en casa.
  • Algunos expertos denominan esta energía como una “energía fantasma”, ya que circula por las redes y no podemos sacar ningún beneficio de ella al no poder transformarse en una energía útil.

Efectos que produce la energía reactiva en nuestra factura

Una pregunta que seguro que te has podido plantear llegado a este punto es el por qué las empresas eléctricas penalizan por una cierta cantidad de consumo de energía reactiva si no podemos aprovecharnos de ella. La respuesta está en el transporte que esta necesita, además de provocar cambios o alteraciones en la intensidad de los circuitos, e incluso pudiendo llegar a desatar una sobrecarga en el generador. Es entonces cuando las compañías actúan, paralizándola o neutralizándola.

El trabajo de las compañías de electricidad está en los equipos generadores, donde la mayoría tienen una gran inversión puesta en ellas para tener más capacidad en sus líneas de distribución y transporte de la energía reactiva. Este proceso genera unos costes que son los que se trasladan posteriormente a la factura de los usuarios en concepto de penalización por consumo.

Para evitarla, hay un dato muy útil que es bueno saber, y es que cuanto más similar sea el valor de la energía activa y de la energía aparente, menor valor de energía reactiva habrá y de esta forma se evita la penalización en el recibo.

Cómo calcular y eliminar la energía reactiva

La mejor forma de calcular en nuestra factura del hogar si nos están cobrando correctamente el consumo de energía reactiva es comprobar en el propio recibo si aparece una sección llamada “Complemento por energía reactiva”. Ahora te invitamos a revisar las últimas facturas que hayas recibido y ver si te están cobrando un importe correcto.

Es bueno que empieces a considerar la alternativa de instalar una batería de condensadores, ya que esta te permitirá reducir de forma considerable tu pago de energía reactiva. Este aparato está diseñado expresamente para empresas y oficinas, pero es cuestión que determines si puedes ponerlo en tu hogar o el espacio que desees. Si te decides finalmente, es recomendable que contactes con un técnico profesional que te asesore adecuadamente y te proporcione varios presupuestos para que barajees varias propuestas.


TAGS: #