¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Qué es una cartera de inversión y cómo configurarla

¿Quieres invertir pero no sabes cómo? Todo lo que debes saber sobre carteras de inversiones y los mejores productos financieros del mercado.
Qué es una cartera de inversión y cómo configurarla

Seguramente alguna vez has pensado en invertir, pero te da pánico perder tu dinero. Sin embargo, existen métodos para rentabilizar tu patrimonio sin ningún riesgo. ¿Quieres saber más? En este post te contamos cómo mejorar tu economía sin complicaciones y de forma segura.


Qué es una cartera de inversión y cómo configurarla

Una cartera de inversión engloba todos los bienes y productos financieros con los que un inversor o ahorrador elabora su estrategia económica. Todos estos activos se configuran como una red de inversiones que buscan dar cierta rentabilidad. En definitiva, la cartera de inversión actúa como una herramienta económica para aumentar nuestro patrimonio.

Antes de configurar una cartera de inversión, es indispensable que conozcas los principales productos financieros que puedes incluir en ella:

  • Acciones de bolsa
  • Planes de pensiones
  • Títulos de deuda pública
  • Fondos de inversión
  • Bienes inmuebles

Aquí tienes más información sobre estos productos financieros que puedes añadir a tu cartera de inversión.


6 pasos para configurar tu cartera de inversión


1. Definir nuestro perfil inversor

Antes de pensar en invertir nuestro dinero, es importante que nos conozcamos a nosotros mismos como inversores. Para definir nuestro perfil tendremos que analizar la cantidad de riesgo que estamos dispuestos a asumir. En función de esto, seremos inversores conservadores, moderados o agresivos.

  • Inversor conservador: 70% reta fija, 10% en otro tipo de inversiones y 20% renta variable.

  • Inversor moderado: 50% renta fija, 10% otro tipo de inversiones y 20% renta variable.

  • Inversor agresivo: 40% renta fija, 10% otro tipo de inversiones y 50% renta variable.


2. Fijar nuestros objetivos financieros

Lo más importante a la hora de contratar una cartera de inversiones es fijar una meta, es decir, para qué queremos invertir nuestro dinero. No es lo mismo que nuestro objetivo financiero sea comprar una casa, que pagar la universidad de nuestros hijos, o que queramos utilizar esa rentabilidad como un colchón de cara a la jubilación.


3. ¿En cuánto tiempo?

A continuación, tendrás que preguntarte en cuánto tiempo quieres recuperar la inversión y qué beneficio tienes pensado sacar de ella. En función de las metas que te hayas fijado previamente, tendrás que decantarte por un producto en concreto. Eso sí, cuánto mayor sea nuestro horizonte temporal, mayor será la rentabilidad. Sin embargo, una cartera de inversiones equilibrada debería incluir objetivos a corto, medio y largo plazo.


4. Elegir los activos que conformarán nuestra cartera

Una vez hayas pasado por los tres pasos anteriores, llegará el momento de seleccionar los productos o bienes en los que quieres invertir, teniendo en cuenta el riesgo, la rentabilidad y el horizonte temporal.


5. Diversificar

Cuando inviertes tu capital, asegúrate de que no lo haces en el mismo sitio. Es decir, es mejor invertir pequeñas cantidades de dinero en distintos lugares, que meter todo tu dinero en una sola inversión que puede ir mal. De esta forma, puedes perder una parte de tu dinero, pero nunca todos tus ahorros. 


6. Contemplar los gastos de inversión

Invertir no es gratis, como en la mayoría de trámites hay costes añadidos: comisiones, gastos de gestión, de mantenimiento, de trasmisión, de asesoramiento, ect. En este aspecto también entra en juego la agencia tributaria, por lo que antes de invertir tu dinero en un producto financiero asegúrate de que su fiscalidad te conviene.


Otros artículos que te pueden interesar:

TAGS: #