El comparador de telefonía y préstamos online.

Préstamos para estudios: características, tipos y alternativas

Antes de dejar de lado tus estudios superiores por una cuestión económica, analiza todas las variables. Los préstamos de estudios son la solución perfecta para apostar por tu futuro.
Préstamos para estudios: características, tipos y alternativas

España es uno de los países de la Unión Europea con mayores tasas de matriculación universitaria en universidades públicas y con menor porcentaje de ayudas o subvenciones. Por este motivo muchos estudiantes han aparcado sus estudios superiores. Los préstamos de estudios son la alternativa perfecta a este problema. Te contamos un poco más acerca de este método de financiación .


1. ¿Qué es un préstamo de estudios?

Los préstamos de estudios son un tipo de producto de financiación ofrecido por la mayoría de entidades bancarias y financieras. Se encuadra como un préstamo personal, es decir, una entidad hace entrega a un cliente de una cantidad de dinero previamente pactada, a cambio de un compromiso de devolución en un tiempo estipulado, generalmente en cuotas periódicas.

El fin principal de este tipo de financiación es pagar la matrícula universitaria, material escolar y derivados de la actividad formativa, como por ejemplo la estancia o el traslado. Las cuotas y el plazo de devolución varían en función del importe solicitado y de la duración de los estudios superiores.


2. Tipos de préstamos de estudios

- Préstamo para la matrícula: quizás solo necesites una ayuda para pagar las tasas de matriculación de tu grado, curso o máster. Por ello, algunas entidades bancarias ponen a disposición de sus clientes productos destinados a financiar únicamente la matrícula universitaria.

- Préstamo para máster: una de las opciones a la que más recurren los estudiantes tras finalizar el grado es el máster. El problema es que el precio de este tipo de estudios suele ser elevado. Por ello, algunas entidades bancarias disponen de un método de financiación especial para estudios de máster o doctorados.

- Préstamo de becas: las becas consisten en una ayuda para los estudiantes que cumplan una serie de requisitos. Sin embargo, el ingreso de éstas suele ser bastante tardío. Algunos bancos cuentan con la opción de prestarte la beca en el momento que necesites.

- Préstamo para gastos: si solo necesitas un préstamo al consumo de los gastos que vayas a generar durante  el periodo universitario (estancia, manutención, libros, transporte, etc.), son muchas las entidades bancarias que cuentan con este tipo de paquetes.

- Préstamo para Erasmus: este tipo de préstamos permite a los estudiantes con dificultades económicas viajar al extranjero a mejorar su currículum académico y el nivel de un idioma en particular, ya que las becas que destinadas a este uso oscilan los 100 - 300 euros y solo cubren un cuatrimestre.

Si por el contrario necesitas combinar dos tipos de préstamos, algunos bancos ofrecen la posibilidad de diseñar un importe máximo personalizado con un plazo límite de 10 años.


3. Características a tener en cuenta

Este tipo de productos están orientados a los clientes más jóvenes, habitualmente de edades entre los 18 y los 30 años. Pese a ello, no se suelen plantear limitaciones a aquellas personas con edades superiores que deciden retomar sus estudios. En caso de no poder ser beneficiario, puedes buscar alternativas, por ejemplo, préstamos personales genéricos.

- Requisitos: los bancos ponen ciertas condiciones a la hora de acceder a este tipo de paquetes. Pueden ser desde una renta base con unos ingresos mínimos, limitaciones con la edad, copia de la matrícula, etc

- Interés: a la hora de elegir un préstamo, sea para lo que sea, uno de los aspectos a estudiar son los intereses, es decir, el cobro que efectúa el banco por prestarte el dinero. Los intereses se presentan de dos formas Tipo de Interés Nominal (TIN) o Tasa Anual Equivalente (TAE). Actualmente, la media es de 8,00% en préstamos personales, al consumo, etc. Sin embargo, la financiación de los estudios superiores es algo más baja, con una media de entre 3,5% y 6,00% en su mayoría a tipo fijo. Todo ello varía en función de la entidad bancaria y el tipo de estudio

- Vinculación: muchas entidades al tratarse de un préstamo estudiantil, no requieren de ningún producto contratado con ellos. Otras, por el contrario, requerirán de una domiciliación de nómina.

- Comisiones: acompañados de los intereses, se encuadran las comisiones que cobra la entidad bancaria por diversos conceptos. Este es un aspecto a tener en cuenta, por ejemplo, si un banco tiene un TIN muy bajo pero unas comisiones muy altas, saldrá más caro que si fuese a la inversa y te convendría buscar otro banco. Existen varios tipos de comisiones, las de apertura, estudio y cancelación. La mayoría de préstamos para formación aplican comisiones de entre el 1,00% y el 3,00%.

- Carencia: una de las principales ventajas de este tipo de financiación es la posibilidad de utilizar los periodos de carencia. Esto supone que no tendrás que pagar las cuotas, ni los intereses, ni el capital en un cierto periodo de tiempo (habitualmente dos años). Pueden ser de dos tipos, carencia total, en las que no tendrás que pagar nada o carencia parcial en la que solo deberás abonar los intereses. La particularidad de esta operación es que en ese tiempo se siguen acumulando intereses que se deben liquidar al final de la operación. Antes de contratar préstamos estudiantiles con carencia, analiza todas las condiciones.

- Plazo de amortización: el compromiso de devolución del importe prestado en el tiempo acordado con el prestamista es conocido como plazo de amortización. En el caso de los préstamos para la formación suele ser igual a la duración de los estudios, aunque dependerá del tipo de préstamo solicitado, la carrera y las condiciones estipuladas por cada entidad.


4. Alternativas a los préstamos de estudios

Si no reúnes los requisitos necesarios por motivos de edad, lo más sencillo es optar por los préstamos rápidos, préstamos preconcebidos o los anticipos de nómina. Si por el contrario, es por razones de solvencia, tendrás que recurrir a la financiación que ofrecen compañías especializadas en miropréstamos, como por ejemplo, Cofidis o Cetelem, pero ten en cuenta que este tipo de empresas tienen unos intereses mucho mayores.

También tienes la opción de exponer tu proyecto a prestamistas particulares de plataformas de financiación participativa, con el fin de que decidan invertir en tus estudios o solicitar en la universidad donde vayas a estudiar una financiación en condición preferente, podría ser que tengan acuerdos con algunos bancos para estudiantes que necesiten este tipo de préstamos.

TAGS: #