El comparador de telefonía y préstamos online.

¿Por qué deberías comprar un coche eléctrico en 2019?

Si estás pensando en cambiar de coche, estos datos acerca de los coches eléctricos pueden interesarte. ¿Conoces las ventajas del coche eléctrico?
¿Por qué deberías comprar un coche eléctrico en 2019?

Actualmente, casi todas las grandes marcas de automóviles dedican una sección de su catálogo a los coches eléctricos/híbridos. Sin embargo, en España el porcentaje de ventas de este tipo de vehículos es bastante inferior respecto a otros países europeos. En el post de hoy damos respuesta a la gran incógnita, ¿es el momento adecuado para comprar un coche eléctrico?


El controvertido contexto de los coches eléctricos

Muchas ciudades han decidido restringir el acceso a los coches de combustión en los centros urbanos por los altos índices de contaminación. Esto sumado al progresivo aumento de precio en los carburantes están siendo factores determinantes en la compra de vehículos.

Un coche eléctrico es un vehículo impulsado por uno o más motores eléctricos que emplea energía eléctrica almacenada en sus baterías. Hoy en día, rentabilizar la inversión de un coche eléctrico puede resultar un poco complicado. Por este motivo los consumidores no se animan a comprar este tipo de vehículos. Según datos de ANIACAM, el porcentaje de compra de coches eléctricos en España equivale al 0,6% de la cuota total del mercado, que comparándolo con Alemania (1,3% de la cuota total del mercado) es bastante inferior.

Antes de embarcarse en la compra de un coche eléctrico conviene pensar en el uso que se le va a dar, el kilometraje, la ciudad de residencia y otros muchos aspectos. Por ejemplo, Madrid y Barcelona son dos grandes ciudades que cuentan con soluciones muy interesantes para los días de acceso restringido por contaminación (en el caso de Madrid, escenario 3), estas son: motosharing, carsharing y bicisharing, todas ellas 100% eléctricas.

Estas son algunas de las ventajas de los coches eléctricos frente a los coches de combustión:

- Se ahorra entre dos y cuatro veces más que un vehículo de combustión.

- El mantenimiento cuesta un 30% menos.

- Aparcamiento gratuito y sin limitación horaria en muchas ciudades.

- Tienen reducciones en determinados impuestos.

En contraposición a esto, existirían algunos inconvenientes:

- Requiere una inversión económica más elevada que un turismo de combustión.

- Autonomía inferior respecto a un vehículo de combustión.

- Las infraestructuras destinadas a la carga de estos vehículos sostenibles es aún muy reducida.

- La oferta de los coches eléctricos no se puede comparar con la de los vehículos diésel o gasolina.


1. Kilometraje y mantenimiento

Al igual que ocurre con los vehículos diésel o gasolina antes de efectuar la compra, ya sea en propiedad, renting o leasing tedremos en cuenta los kilómetros que se van a realizar al año para decantarnos por un coche u otro. Ejercer un mayor kilometraje en un coche eléctrico saldrá más a cuenta y ayudará a recuperar la inversión inicial, puesto que éstos suelen ser entre 5.000 y 13.000 euros más caros que los turismos convencionales.

Actualmente, los coches eléctricos son vehículos de uso urbano, por lo que si usas el coche para moverte por la ciudad constantemente y realizas más de 8.000 kilómetros al año, ya compensarías la inversión. Diversos estudios afirman que recorrer 100 kilómetros con un vehículo eléctrico tiene un coste de 1,2 euros si se enchufa en la tarifa de electricidad nocturna. Comparándolo con el precio del combustible el ahorro es más que considerable, a la par que sostenible.

Imagen

Si por el contrario, necesitas el turismo para realizar viajes largos, quizá el coche eléctrico no sea la mejor opción. Aunque la autonomía de este tipo de turismo ha aumentado mucho en los últimos años, sigue sin ser suficiente y si a esto le sumas la falta de infraestructuras de carga y el tiempo que tienen que estar enchufados, quizá este no sea tu coche.

Por su parte, los vehículos eléctricos requieren de un menor mantenimiento, puesto que tiene un 60% menos de piezas que un turismo dotado de mecánica térmica. El motor no necesita aceite, no hay que revisar las correas ni los embragues, no llevan filtros, las pastillas de freno son más resistentes gracias a su sistema de frenada regenerativa, etc.


2. Puntos de carga

La carencia de infraestructuras de carga para coches eléctricos es otro de los factores que no convence a los consumidores. La escasez de electrolineras y el mal funcionamiento de las mismas, obligan a instalar un punto de carga en casa. En España el conjunto de puntos de carga asciende a 3.613. Puedes consultar la situación de algunos de los puntos de carga para tus viajes en esta página.  

Existen varios métodos de carga para coches eléctricos, con variaciones de precio y potencia. En primer lugar, la carga lenta (entre 3,3 y 7,3 kW) que mínimo tardan entre 4 y 8 horas para una batería de 22 kW.

Imagen

Si te ves obligado a cargar el coche eléctrico fuera de casa puedes optar por la carga acelerada de entre 1 y 2 horas para la batería de 22 kW. Este tipo de sistema de carga se puede encontrar en algunos centros comerciales y supermercados.

También existe la carga rápida de alta potencia en la que se puede recuperar el 80% de la batería en apenas media hora. Aunque no es aconsejable abusar de este sistema, a la larga puede dañar la vida útil de la batería.

Para instalar un punto de carga en casa no es necesario tener garaje propio en una casa unifamiliar, si vives en una comunidad de vecinos, puedes instalar uno en tu plaza de aparcamiento siempre y cuando la factura corra de tu cuenta.


3. Zona geográfica

Según nos alejamos de las grandes ciudades, los puntos de carga están estratégicamente localizados, pero más dispersos. Por suerte las cosas están cambiando, la ley obligará a instalar en los parkings públicos un sistema de carga por cada 40 plazas de aparcamiento.

Algunas empresas como Iberdrola plantean la apertura de 200 electrolineras el próximo año. Otras como Cepsa e Ionity han determinado que instalarán más de 100 puntos de carga rápida en España y Portugal.

La facilidad de aparcamiento en el centro de las ciudades es una de las ventajas diferenciales de los coches eléctricos. Por ejemplo, en Madrid capital, conducir un coche de “cero emisiones” con el distintivo S.E.R. (Sección de Transporte Regulado) del Ayuntamiento de Madrid permite estacionar este tipo de vehículos en las zonas de color verde y azul del área S.E.R. sin limitación horaria. Para obtener esa acreditación se debe pedir cita previa en el ayuntamiento y aportar la información necesaria (tipo de vehículo, nombre del titular, residencia…).

TAGS: #