El comparador de telefonía y préstamos online.

Diferencias entre los principales tipos de tributos

En Comparatodo te contamos las diferencias entre los principales tipos de tributos. Los impuestos, las tasas y las contribuciones especiales, están destinados a fines distintos en la sociedad.
Diferencias entre los principales tipos de tributos

Los tributos son los impuestos, las tasas y las contribuciones especiales. Todos ellos constituyen tres figuras claves del sistema fiscal español. Te explicamos en qué consisten y las diferencias entre ellos.

Impuestos

Los impuestos son los tributos más importantes y habituales, pues constituyen la principal fuente de financiación de la administración pública. A diferencia de las tasas, en el caso de los impuestos no existe una contraprestación específica por su pago, sino que forman parte del Estado para facilitar el estado de bienestar. Por ejemplo, a través de los impuestos, la administración redistribuye la riqueza del país.

Existen varios tipos de impuestos, pero la forma más habitual de clasificarlos es en impuestos directos e impuestos indirectos:

Impuestos directos: son aquellos que se aplican sobre una manifestación directa o inmediata de la capacidad económica como la posesión de un patrimonio o la obtención de una renta. Los impuestos directos gravan directamente el dinero que cobras o que obtienes invirtiendo, emprendiendo o realizando cualquier actividad. Esto se aplica al patrimonio que poseas, es decir, pagarás impuestos solo por el hecho de poseer el bien.

Los impuestos directos en España son el IRPF, el IBI, el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, el Impuesto sobre Sociedades, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el Impuesto sobre el Patrimonio, el Impuestos sobre Actividades Económicas, el impuesto de circulación o el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Impuestos indirectos: son aquellos que gravan el consumo de bienes y servicios y las transmisiones de bienes y derechos en general. Los impuestos indirectos no dependen de las características o posesiones del contribuyente, sino del producto en sí. No repercuten directamente sobre la renta del contribuyente, sino sobre el consumo que realice. Los impuestos indirectos en España son el IVA, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, los Impuestos especiales o la Renta de Aduanas.

Tasas

Las tasas son otro tipo de tributo que funciona de forma distinta a los impuestos. Las tasas consisten en pagar a cambio de un servicio que realiza la administración pública o por un acto que derive un beneficio o ventaja especial para una persona concreta. Es decir, las tasas están directamente relacionadas con un servicio o una actividad.

Las tasas, al contrario que los impuestos, no tienen carácter universal. Solo abona las tasas quien hace uso de un servicio, no todos los ciudadanos. Por ejemplo, la Tasa de Basura o Tasa de Residuos Urbanos es pagada por aquellos ciudadanos que tienen una vivienda.

Una de las características de las tasas es que, como está referida a un servicio, la recaudación no podrá superar el importe de ese servicio. El ayuntamiento no podrá beneficiarse ni ganar dinero con esa tasa.

Contribuciones especiales

Las contribuciones especiales son el tercer tipo de tributo dentro del ordenamiento fiscal español. Las tasas se pagan con el fin de obtener un beneficio por parte de una colectividad, derivadas de una inversión pública o un aumento de prestaciones sociales. Se trata, por ejemplo, de una obra pública como el alumbrado de las calles, el asfaltado de las carreteras, etc.

Al igual que ocurre con las tasas, las contribuciones no pueden superar el coste total de la obra o el servicio al que se refieren. No pueden suponer un beneficio para la administración.

TAGS: #