El comparador de telefonía y préstamos online.

Diferencias entre préstamos y créditos

Aunque popularmente se emplean como sinónimos, en Comparatodo te explicamos las diferencias entre préstamos y créditos, para que puedas valorar qué servicio se adapta más a tus necesidades.
Diferencias entre préstamos y créditos

Cuando hablamos de forma coloquial, utilizamos indistintamente los términos préstamo y crédito. Sin embargo, en el terreno financiero, existen diferencias entre ambos. En Comparatado te explicamos las diferencias entre préstamos y créditos.


Definiciones de préstamo y crédito

Préstamo: es un acuerdo entre dos partes, un prestamista y un prestatario. El primero, una entidad o una persona, le presta una cantidad de dinero fija al segundo, quien se compromete a devolverlo en un plazo pactado entre ambas partes, ya sea de una vez o en varias cuotas. Este acuerdo genera unos intereses por el dinero prestado, que suele ser un porcentaje del dinero total prestado y se paga en cuotas regulares. Por ejemplo, las hipotecas son un tipo de préstamo.

Crédito: es un servicio de ayuda financiera. La entidad bancaria pone a disposición del cliente una cantidad máxima para que este disponga de ella a medida que lo vaya necesitando. Los intereses son más elevados porque se trata de una cantidad de dinero menor que puedes tener a tu disposición en cualquier momento, eso sí, no pudiendo pasar del límite.

La forma más habitual de acceder a un crédito es a través de la tarjeta de crédito, que suele generar dos tipos de intereses: los relativos al dinero que vamos usando y los intereses que pagamos por el hecho de tener el resto del dinero a nuestra disposición en cualquier momento. Además, este servicio incluye comisiones por mantener la tarjeta de crédito.


Principales diferencias

-Con el préstamo solo se paga un tipo de interés proporcional al dinero que nos prestan, mientras que con el crédito se paga un interés correspondiente al porcentaje del dinero que usamos en un momento puntual.

-El préstamo suele pedirse cuando queremos acceder a grandes cantidades de dinero, y el crédito, cuando necesitamos menos dinero.

-El préstamo, normalmente, es un servicio a largo plazo. Por el contrario, los plazos de devolución de los créditos suelen ser de 30 a 40 días como máximo.

-Para solicitar un préstamo necesitas más requisitos que para pedir un crédito. Para el préstamo, tendrás que ir personalmente al banco, llevar la documentación necesaria y tener un expediente limpio. Sin embargo, un crédito o minicrédito podrás pedirlo en internet sin papeles de por medio.


¿Préstamo o crédito, cuál necesito?

Recomendar pedir un préstamo o un crédito no es tarea fácil, pues habrá que tener en cuenta lo que cada uno necesite y dependerá del uso que se le vaya a dar a ese dinero.

Si quieres tener a tu disposición una cantidad mayor de dinero, por ejemplo, para comprar una casa, un local o un coche, lo adecuado sería pedir un préstamo. Los préstamos suelen usarse cuando se trata de un bien o servicio concreto y es un gasto planificado. Los créditos, en cambio, están orientados a ayudar a cubrir los gastos inesperados, como el arreglo de algún electrodoméstico estropeado, un pequeño pago de la declaración de la renta, material escolar, etc.

Con un préstamo tienes que asumir que el dinero se devuelve a largo plazo en varias cuotas regulares, a las que se le van sumando los intereses, por lo que deberás tener liquidez suficiente para ir pagando estos plazos. Por otro lado, los créditos tienen intereses más altos, es un servicio más costoso, y suelen ser para momentos concretos en los que necesitamos liquidez.

Los préstamos conllevan un proceso más lento y los créditos son una forma de financiación muy rápida, por lo que suelen ser más utilizados por las empresas que por particulares.

Si tienes más dudas, utiliza nuestro comparador de préstamos online y encuentra tus opciones.


Otra opción: los microcréditos

Un microcrédito es un pequeño préstamo dirigido a una persona o grupo de personas para que puedan desarrollar algún proyecto. Por ejemplo, un restaurante, una tienda o alguna actividad económica.

Estos microcréditos son muy fáciles de conseguir porque se suelen dar sin comprobar los ingresos de la persona que los pide y tan solo se solicita regularmente documentos de domicilio y documento de identificación.

El gran inconveniente de estos microcréditos es que generan unos intereses altísimos. Además, el tiempo para su devolución es muy corto: 30 o 45 días como mucho. Por eso debes considerar que, si pides dinero porque tienes falta de ingresos, puede resultar difícil conseguir ese mismo dinero más el adicional de los intereses en tan poco tiempo.


Más información sobre finanzas


Cómo rellenar un cheque 

Cómo saber si estás en la lista de morosos

Diferencias entre préstamos y créditos

Diferencias entre cheque y pagaré

TAGS: #