El comparador de telefonía y préstamos online.

Diferencias entre microcréditos y créditos al consumo

Es importante saber las diferencias entre microcréditos y créditos al consumo para descubrir qué tipo de crédito necesitamos. Cada crédito está destinado a un tipo de necesidades distintas.
Diferencias entre microcréditos y créditos al consumo

La palabra crédito, proviene del latín “creditum”, que significa confianza. En la actualidad, en todos los créditos financieros intervienen dos partes: la entidad financiera que proporciona el crédito y la persona que lo solicita.

Esta relación se debe basar en la confianza, pues la persona que pide dinero confía en que la institución financiera pueda administrar bien la cartera de préstamos y, al mismo tiempo, la institución confía en que sus clientes puedan devolver el dinero prestado. Existen muchos tipos de créditos y, en Comparatodo, os explicamos las diferencias entre microcréditos y créditos al consumo.


Microcrédito

Los microcréditos son pequeños préstamos de cantidades muy reducidas destinadas a personas que no pueden acceder a los créditos que ofrece el sistema financiero tradicional o a personas que necesitan disponer del dinero con urgencia.

También están orientados a aquellos autónomos o emprendedores a los que les falta financiación a la hora de poner en marcha sus proyectos y que se enfrentan a las negativas de las entidades bancarias por no contar con las garantías suficientes.

Cuando quieras solicitar estos créditos, no se te exigirán avales o garantías personales, algo que facilita el acceso al dinero a personas que no disponen de recursos. Sin embargo, sí piden que el proyecto sea viable y pueda tener futuro por parte del emprendedor.


Créditos al consumo

Los créditos al consumo son aquellos que se destinan a la compra de bienes y servicios de consumo, como cuando nos compramos un coche, una televisión, un ordenador, muebles para la casa, etc. Es muy común que se pida un crédito al consumo para pagar los muebles o una televisión a plazos, por ejemplo. Normalmente, para ello, es la propia tienda o entidad y no el banco quien concede el crédito.

No son créditos tan altos como los créditos hipotecarios y su tramitación es más rápida, pero los intereses sí son más altos.

Las personan que piden este tipo de créditos responden con sus bienes presentes y futuros en caso de que no puedan devolver el dinero en efectivo. Es por ello que las entidades que conceden créditos al consumo, evalúan y estudian la solvencia a través de justificantes de ingresos (como puede ser una nómina), un inventario de bienes o una declaración jurada de su patrimonio.


Si necesitas solicitar un crédito rápido, puedes consultar nuestro comparador de préstamos online, en el que te mostraremos diferentes opciones, de distintas empresas crediticias, para que elijas la que más se adapte a lo que necesites.

TAGS: #