El comparador de telefonía y préstamos online.

Diferencias entre acciones y obligaciones

Si estás dudando en invertir tu dinero en acciones u obligaciones, deberás conocer perfectamente sus características. Aquí te explicamos las diferencias entre las acciones y las obligaciones.
Diferencias entre acciones y obligaciones

Características de las acciones

Una acción es un título que representa una parte proporcional del capital social de una empresa. En el caso de invertir en acciones, se compran los derechos legales sobre una parte del capital de una empresa.

Las entidades emisoras de acciones podrán ser una sociedad anónima, una sociedad anónima laboral o una sociedad comanditaria por acciones. Supone la aportación dineraria o no dineraria al capital de la sociedad anónima.

El poseedor de esas acciones será el propietario o el accionista, que recibe el dividendo activo (parte del beneficio después de impuestos que se reparte entre los socios). La renta será variable, pues depende de los beneficios o las pérdidas que tenga la empresa cada año. Invertir en acciones supone una rentabilidad posiblemente alta, aunque no hay nada seguro porque el riesgo también es alto.


Características de las obligaciones

Las obligaciones se refieren a los empréstitos, es decir, bonos del Estado, pagarés de empresa, letras del Tesoro, etc. A diferencia de las acciones, al invertir en obligaciones, se estará comprando un derecho de crédito sobre la deuda de una empresa, que se compromete en un plazo pactado a devolver la cantidad desembolsada más los intereses que correspondan.

Las entidades emisoras de obligaciones son grandes sociedades o el propio Estado (deuda pública). Supone un préstamo a la sociedad o al Estado.

El poseedor de obligaciones será el prestamista, que recibirá intereses periódicos. La renta será fija, porque se sabe de antemano lo que se va a recibir, pero el inconveniente es que, al no arriesgar tanto como en las acciones, la rentabilidad también será más baja.


Valores de una acción

Una acción puede tomar tres valores distintos:

Valor nominal: es el valor que va impreso en el documento. Es lo que vale la acción la primera vez que se emite, es decir, la primera vez que la empresa se tiene que constituir.

Valor efectivo: también se le llama valor en bolsa o valor de cotización. Es el valor que alcanza una acción todos los días de lunes a viernes en el mercado secundario. Este valor se consigue gracias a que la bolsa es un mercado de competencia perfecta.

Valor contable: también llamado valor real, valor teórico según balance o valor según libros de contabilidad. Este valor se encarga de estudiar el patrimonio de una empresa por criterios objetivos. Se calcula a través de los libros contables.


Derecho de suscripción preferente de una acción

La posesión de acciones por parte de un propietario o accionista lleva aparejados múltiples derechos.

Las empresas, en ocasiones, realizan ampliaciones de capital (emitir más acciones). Aparte de por consideraciones éticas o morales, los primeros que pueden acudir a una ampliación de capital son los antiguos accionistas. Este derecho debe existir por dos razones económicas.

La primera razón es porque si este derecho no existiera, el antiguo accionista perdería poder en la toma de decisiones en la junta de accionista. La segunda razón es porque, a lo largo de la vida de la empresa, en las sociedades anónimas cuando se tienen beneficios, se van formando reservas (son de los accionistas). Si entraran socios nuevos, estos se beneficiarían de reservas de los antiguos accionistas.

Por tanto, el antiguo accionista tiene dos opciones: aceptar el uso del derecho, con lo que tendría que pagar lo que valga la nueva acción, o no aceptarlo, con lo que tendría o podría vender el derecho, que tiene valor económico. El que compra, tiene que comprar la acción más el valor del derecho de suscripción preferente.

TAGS: #