¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Cómo crear un registro con tus gastos

¿Te cuesta llegar a fin de mes? ¿Gastas demasiado, pero no sabes en qué? Aprende a controlar tu gasto mensual y verás cómo mejora tu economía.
Cómo crear un registro con tus gastos

La mejor forma de controlar tus finanzas es llevar un registro de nuestros gastos. Seguramente, no es la primera vez que revisas tus cuentas y no recuerdas en qué te has gastado tus ingresos del último mes. Puede parecer aburrido, incluso difícil, pero ser consciente de nuestro consumo es algo que nos va a ayudar muchísimo a mejorar nuestra economía. ¿Quieres dejar de sufrir para llegar a fin de mes? Esto te interesa. 


Cómo crear un registro con tus gastos

Si quieres llevar un control de tu gasto mensual, lo primero que tienes que hacer es empezar a anotarlos y llevar un control exhaustivo en una libreta o documento de excel. Una vez hayas plasmado tus gastos, lleva la parte de analizarlos y tomar medidas en consecuencia. Aquí tienes los pasos que debes seguir si quieres llevar un registro de tus gastos correcto: 

  • Crear un presupuesto. De esta forma, te comprometes a establecer un límite en tu gasto mensual y ajustar tu consumo en base a ello. 
  • Guardar los recibos. Siempre que compres algo que suponga un gran desembolso de dinero, ya sea la compra del supermercado o una nueva televisión, guarda el ticket. Te ayudará a revisarlo cuando te lo carguen en el mes siguiente si has pagado con tarjeta de crédito. 
  • Conocer qué tipo de gastos tienes. Para medir tu consumo y saber cómo ajustarlo, es vital que sepas diferenciar entre gastos fijos y variables. 
  • Recategorizar tus gastos. Una vez hayas revisado tus cuentas, puedes asignar una categoría a cada gasto, para saber en qué gastas más: salud, moda, alimentación, ocio, viajes, etc. 
  • Analizar los datos. Esto puedes hacerlo por ti mismo a través de un excel, pero ahora existen muchas aplicaciones bastante completas que te ayudan a hacerlo. Es posible que la propia aplicación de tu banco te saque un balance de los últimos meses, pero también tienes otras aplicaciones como Fintonic o Money Pro, que te ayudan con estos cálculos tan pesados. 
  • Compararte. Siempre es bueno compararse con otras personas que tengan unos ingresos similares a los tuyos, para saber si estás dentro de la media, por debajo o por encima del gasto previsto. Puede que así te conciencies de lo mucho que gastas y te comprometas a ahorrar. 

  • Elaborar un plan de acción. Una vez tengas claro por dónde se están escapando tus ingresos de cada mes, llega el momento de poner las cartas sobre la mesa y hacer algo para cambiarlo. Para esto, puede ayudarte el ponerte una meta o acostumbrarte a retirar todos los meses una determinada cantidad de tus ingresos a otra cuenta de ahorro.

Ahorrar dinero


Por qué debes anotar los gastos

Si estás aquí porque el mes pasado gastaste demasiado, lo primero que tienes que saber es que nadie te devolverá tu dinero. Sin embargo, aquí te ayudaremos a controlar tu gasto elaborando un presupuesto y guardando tus recibos. Si anotas tus gastos, podrás saber en qué categoría gastas más: ropa, comida, entreteminiento, préstamos, etc. 

A continuación, te indicamos los beneficios que puedes sacar de anotar tus gastos y llevar el control de tus cuentas:

  • Reconocer tus hábitos de consumo y tu salud financiera te ayudará a tomar mejores decisiones en el momento de la compra. 
  • Comparar los precios de los productos y no pagar más de lo necesario por ellos. 
  • Podrás planificar tus futuros gastos y anticiparte a posibles imprevistos económicos que puedan surgir. 
  • Disponer de un colchón económico que podrás usar en caso de emergencia o para tu jubilación. 
  • Gracias al control de tus ingresos y tus gastos, podrás llevar una vida económicamente más estable


¿Qué tipos de gastos hay?

La clave para llevar un registro completo de tus gastos y planificar tu próximo mes financiero es saber qué tipos de gastos existen y en qué medida suponen un problema para ti. Por eso, es importante que sepamos clasificar estos gastos en:

  • Gastos fijos: se repiten en el tiempo y en la misma cuantía, es decir, son gastos con los que tendrás que contar siempre. Lo bueno es que, al ser tan previsibles, los puedes definir con precisión. Por ejemplo, el alquiler de una vivienda, la cuota de un préstamo, el sueldo de los empleados de una compañía, etc.

  • Gastos variables: pueden repetirse en el tiempo o no, pero el importe varía. Son algo previsibles, pero no puedes controlar el gasto, ya que la variación de precio no depende de ti. Por ejemplo, el pago de suministros de electricidad, gastos de alimentación, medicamentos, etc. Dentro de este tipo de gastos encontramos otros dos:

-Gastos imprescindibles.

-Gastos prescindibles:

1. Gastos fantasma: aquellos que ocurren sin que te des cuenta y que podrías evitar con una mejor previsión y planificación. Por ejemplo, dejar los aparatos electrónicos en 'stand by' o la contratación de más potencia eléctrica de la que necesitas.

2. Gastos hormiga: pequeños gastos que se dan de manera frecuente y que, al ser de poco importe, no les damos importancia. Sin embargo, la suma de todos estos pequeños gastos acaba suponiendo un gasto enorme a final de mes. Por ejemplo: las propinas, los caprichos de moda y maquillaje que nos damos de vez en cuando, el aperitivo con los amigos, las cervezas con los amigos, las palomitas cada vez que vamos al cine, etc. 

  • Gastos puntuales: estos gastos se dan de forma ocasional durante el año y, por eso, resulta imposible determinar la cuantía exacta. Por ejemplo, el pago de impuestos, excursiones de los niños, etc.
  • Gastos imprevistos: son totalmente imprevisibles en tiempo y cuantía. Son los más difíciles de controlar, pero aun así, podemos intentar estar preparados económicamente por si ocurren. Por ejemplo, una enfermedad, la avería del coche o de algún electrodoméstico, etc.



Otros artículos que te pueden interesar:

TAGS: #