El comparador de telefonía y préstamos online.

Consejos para ahorrar energía en la oficina

Apagar las luces, aislar puertas y ventanas o instalar equipos de bajo consumo son algunos de los tips a los que puedes recurrir para ahorrar energía en la oficina.
Consejos para ahorrar energía en la oficina

El objetivo de toda empresa es minimizar los gastos y maximizar los beneficios. El consumo energético en las oficinas supone el 40% del consumo energético mundial según la Guía de Ahorro y Eficiencia Energética en Oficinas. Saca papel y boli, estos 6 consejos para ahorrar energía te serán muy útiles.


1. Apostar por equipos de bajo consumo

Los equipos antiguos son menos eficientes, energéticamente hablando. Por ello, lo más recomendable es realizar una inversión en modelos que cuenten con la característica de rendimiento energético.

Optar por bombillas con tecnología LED, reemplazar los ordenadores fijos por ordenadores portátiles, impresoras y otros materiales de oficina ayudarán a reducir el consumo. Los nuevos equipos deben incluir la etiqueta “Energy Star” la cuál certifica que el equipo está diseñado expresamente para disminuir el consumo de energía.


2. Apagar las luces al terminar la jornada

En términos de ahorro de energía eléctrica, la concienciación de los trabajadores es de vital importancia. Esto incluye: mantener apagadas las luces en las habitaciones vacías y, en la medida de lo posible, aprovechar la luz natural en lugar de utilizar las bombillas fluorescentes. Ejercer esta medida frecuentemente, además de ahorrar, disminuye 30 kilos de cO2 al año.


3. Aislar puertas y ventanas

La climatización de un espacio consiste en la preparación del aire atendiendo a la humedad, temperatura y limpieza adecuadas según la época del año en la que nos encontremos.

Para mejorar la eficiencia energética de los sistemas de climatización, la empresa puede instalar tiras adhesivas en puertas y ventanas, así se evitará que el aire frío o caliente se escape por las rendijas.

También es recomendable que cada cierto tiempo un profesional realice una revisión del aire acondicionado y de la calefacción para comprobar que todo está en orden. La acumulación de polvo es uno de los factores de riesgo para la ventilación e incrementa el consumo de energía.


4. Instalar sensores de movimiento para luces

Una iluminación adecuada incentiva un ambiente de trabajo agradable, pero el uso irresponsable puede suponer un 30% del consumo energético de la empresa.

Para evitar el despilfarro, lo ideal es instalar tecnología lumínica eficiente y en lugares estratégicos. Aparte de las bombillas LED mencionadas anteriormente, recomendamos instalar sensores de movimiento para luces, especialmente en zonas con poco tránsito. Las mejores ubicaciones para estos sensores son: pasillos, aseos y parkings .


5. Mantener la temperatura adecuada según la temporada

Ni tanto ni tan poco. Ajustar el termostato a temperaturas por encima de los 22°C en invierno y por debajo de los 25°C en verano supone un gasto excesivo. Recuerda, tampoco es necesario mantener funcionando la calefacción o el aire acondicionado todo el día.

Para evitar el impulso de modificar la temperatura, en invierno es recomendable correr las cortinas y subir las persianas para que la luz natural caliente progresivamente el espacio. Por el contrario, en verano se han mantener lo más cerrado posible las cortinas y persianas para que el calor no penetre demasiado.


6. Rotar semanalmente un responsable energético

Elegir un responsable que se encargue de la coordinación, seguimiento y supervisión para que las prácticas anteriormente expuestas se sigan a rajatabla podría motivar a toda la plantilla a seguir un plan de eficiencia y ahorro energético.

No tiene por qué ser siempre la misma persona, recomendamos que este cargo vaya rotando semanalmente para concienciar a todos los empleados de la compañía acerca de la importancia de reducir el consumo excesivo de energía, no solo para ahorrar dinero, también para el cuidado medioambiental.

TAGS: #