¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Cómo usar el móvil como router

¿Sabes que puedes utilizar tu móvil como router WiFi para conectarte con otros dispositivos? Si, si, como lo lees... ¡Puedes compartir tus datos móviles cuando quieras y como quieras!
Cómo usar el móvil como router

A todos nos ha pasado alguna vez. Intentar conectar el WiFi por activa y por pasiva y no lograrlo. Y desesperar hasta desistir. El causante a veces es un problema técnico, otras encontrarnos de viaje y en algunos casos simplemente que no hay ninguna red cercana. Afortunadamente, las redes móviles son independientes y podemos recurrir a nuestro teléfono para utilizarlo como un router WiFi.

Imagen

Esta función salva de problemas en numerosas ocasiones. Ya sea porque tu amiga se ha quedado sin datos móviles y has decidido compartir los tuyos en un acto de buena fe, o porque no tienes ninguna red disponible alrededor a la que conectar tu ordenador. 


Cómo utilizar los datos del móvil en la tablet

Es posible compartir Internet tanto con dispositivos iOS como Android y es indiferente con cuál de ellos hacerlo, todas las combinaciones sirven.

Esta práctica se denomina tethering o anclaje a red, y se define como el proceso por el cual un dispositivo móvil con conexión a Internet actúa como conductor de red a otros dispositivos. El smarthphone ejerce el papel de un módem o router. Es una de las funciones más útiles de los teléfonos móviles, sin embargo, frecuentemente olvidamos que se encuentra a nuestra disposición.

Y ahí viene el gran provecho... Muchas tablets no disponen de red 3G, lo que supone que no pueden conectarse a Internet si no conectan con un punto WiFi. Con esta práctica, los dispositivos enlazados a nuestro teléfono móvil tendrán acceso a Internet, ya sea 3G o 4G. De igual manera sucede con los ordenadores.

Estas son las mejores formas de hacer tethering:


Crear red WiFi y conexión USB

Crear una red WiFi es la manera más cómoda y sencilla de hacer tethering.

Tiene la ventaja de que el usuario cuenta con una movilidad de varios metros, ya que está conectado a una red inalámbrica. El punto débil es que personas ajenas pueden subirse al barco si consiguen obtener la contraseña de forma no autorizada, como sucede con los routers fijos. Otra desventaja es que el gasto de batería es mayor, y aumenta cuantos más dispositivos se hallen conectados. 

Android

  1. Ve al menú de Ajustes -> Conexiones inalámbricas y redes -> Más -> Anclaje a red y zona WiFi -> Configuración zona WiFi.
  2. El siguiente paso es introducir el nombre de conexión WiFi y la contraseña de acceso.
  3. Pulsa Guardar -> Activa la opción “Zona WiFi portátil”.

iPhone

  1. Ve al menú de Ajustes -> Datos móviles -> Activa la opción “Compartir Internet”.
  2. Verifica el nombre del teléfono y contraseña de acceso. 
  3. Conecta el otro dispositivo a red WiFi entrando en Ajustes -> WiFi -> Busca el nombre de tu iPhone -> Introduce la contraseña establecida anteriormente.

Imagen


La conexión mediante cable USB tiene un beneficio clarísimo: el ahorro de batería. Al estar conectado a la corriente del ordenador, el móvil no se descarga y se ahorra un gran porcentaje de batería.

Android

  1. Conecta tu móvil al ordenador con un cable USB.
  2. Ve al menú de Ajustes -> Conexiones inalámbricas y redes -> Más -> Anclaje a red y zona WiFi -> Activa la pestaña “Anclaje por USB”.

iPhone

  1. Ve al menú de Ajustes-> Datos móviles-> activa la opción “Compartir Internet”.
  2. Descarga la versión reciente de iTunes.
  3. Conecta tu iPhone al ordenador a través de un cable USB.
  4. Por  último, saltará una alerta en tu móvil que pondrá: “¿Confiar en este  ordenador?”. Pulsa en Confiar. 


Cuidado con el consumo de datos

Utilizar el móvil como router es una maravilla, pero si lo hacemos frecuentemente puede que los datos se agoten en menos que canta un gallo o, incluso, nos cobren el exceso de datos dependiendo de la compañía telefónica. 

El consumo de datos dependerá del tipo de dispositivo conectado a la red WiFi. La diferencia entre conectar otro teléfono móvil y un ordenador es más que significativa. Lo ideal es que no se abuse de esta posibilidad y, cuando se haga, sea en periodos de tiempo cortos. Y por supuesto, si nos encontramos en el extranjero y no queremos llevarnos un gran disgusto al ver la factura mensual, no deberíamos utilizar nunca el móvil como router. 

Todos estos factores varían en función de la tarifa contratada, que puede ser limitada o ilimitada; la compañía telefónica; el país en el que nos encontremos, ya que puede tener la misma tarifa de roaming de datos que el nuestro y que la conexión no nos salga por un importe superior.

Pero… ¡Ojo! Hay una cosa que sí debemos tener siempre presente: desactivar las actualizaciones del sistema operativo. De lo contrario, es probable que el proceso de actualización comience al estar conectado a un punto WiFi y los datos se esfumen en tan solo unos minutos.

TAGS: #