¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Cómo hacer un panel solar casero

A diferencia de los paneles solares fotovoltaicos, que únicamente producen electricidad, los térmicos pueden utilizarse para generar agua caliente y calefacción en un hogar.
Cómo hacer un panel solar casero

Ahorrar en la factura de la luz es una de las mayores preocupaciones en los hogares españoles, pero tampoco podemos olvidarnos de la conservación medioambiental. Por ello, una forma de rentabilizar nuestro consumo energético y, al mismo tiempo respetar a nuestro planeta, es utilizando energías renovables.

Los paneles solares son una alternativa extraordinaria para disponer de energía en nuestra vivienda y no ahogarnos al ver nuestra factura. Por medio de la radiación solar, estos paneles transforman los rayos del sol en electricidad o en calor que podemos utilizar para el autoabastecimiento energético de nuestro hogar.

Aunque los más básicos que podemos encontrar en el mercado rondan los 200 euros, podemos hacernos uno casero que nos va a salir mucho más económico. Aunque hay que tener claro que sólo nos servirá para uso casero, es decir, la electricidad que gastes en casa.

Imagen

En este artículo, vas a descubrir cómo construir tu propio panel solar casero de una forma económica y que, a la larga, va a beneficiar a tu bolsillo.

¿Cómo hacer un panel solar fotovoltaico en casa?

Materiales que vas a necesitar

  • Una base de un metro cuadrado de cualquier material aislante, es decir,que no conduzca la electricidad. Puede elegir entre acrílico, cristal o madera, aunque la mayoría prefieren utilizar esta última porque es más fácil de agujerear la superficie con el taladro.
  • Células solares. Las venden en cualquier tienda online y son muy económicas. Tendrás que calcular cuántas células necesitas en función del uso que vayas a darle al panel solar. Por ejemplo, si quieres usarlo para recargar la batería de tu coche, necesitarás un panel de 18W y para ello necesitas entre 32 y 36 células.

Herramientas que vamos a utilizar

  • Soldador de baja potencia
  • Pegamento termofusible o silicona caliente
  • Un diodo de bloqueo
  • Plexiglás
  • Pintura para madera

6 pasos para construir un panel solar foltovoltaico casero

  1. Pintamos la base de la superficie de madera para proteger nuestro panel y que no se dañe por las condiciones atmosféricas.
  2. Sobre esa base, realizaremos varias marcas para saber dondevamos a colocar las células. A veces, protegen las células con cera para que no se dañen en el transporte. Si es tu caso, tendrás que retirar esa cera antes de colocarlas sobre la superficie de madera.
  3. Cubrimos la parte delantera y trasera del panel con las 36 células, 18 por un lado y 18 por el otro. Te recomiendo que compres alguna célula más por si acaso, ya que son muy frágiles y es probable que se te rompa alguna mientras las colocas.
  4. Busca los alambres de las células y conéctalas con los polos negativos y positivos respectivamente. A continuación, situaremos las células mirando hacia abajo y las soldaremos, con mucho cuidado de no estropear la célula. Para esto tendrás utilizar un soldador de baja potencia o, si lo prefieres, puedes pegar las células entre sí con un pegamento termofusible.
  5. Para proteger nuestro panel de la lluvia o del viento, utilizaremos un plexiglás o cualquier otro tipo de lámina plástica que, posteriormente, atornillaremos por encima del circuito.
  6. Por último, tenemos que asegurarnos de que nuestro panel no se descargue durante los días nublados o por la noche. Para ello, utilizaremos un diodo de bloqueo. ¡Ya tienes listo tu panel solar!

Imagen


¿Cómo hacer un panel solar térmico casero?

Un panel solar térmico -a diferencia del panel solar foltovoltaico que únicamente produce electricidad- convierte la radiación solar en energía térmica, que puedes utilizar para generar agua caliente en tu casa o para disponer de calefacción.

Para que conozcas mejor su funcionamiento, aquí tienes los pasos a seguir para fabricar un panel solar térmico casero.

Materiales que vas a necesitar

  • Una caja de cartón muy resistente. Dentro de ella deben caber botellas de plástico de 1,5 o 2 litros.
  • Varias botellas de 1,5 o 2 litros.
  • Papel de aluminio.
  • Papel celofán.
  • Pintura negra.
  • Cinta adhesiva.

6 pasos para construir un panel solar térmico casero

  1. Limpia las botellas y píntalas con la pintura negra.
  2. Forra el interior de la caja de cartón con papel de aluminio.
  3. Llena las botellas con agua hasta 3/4 partes de su capacidad y apriétalas por el medio para que el agua suba hasta arriba.
  4. Cubre las botellas con papel celofán y colócalas en el interior de la caja. Deben estar apretadas, de modo que no se muevan o se golpeen entre ellas. Por si acaso, puedes pegarlas con cinta adhesiva.
  5. Cierra la caja y colócala en algún lugar de la casa donde reciba muchas horas de luz. Las habitaciones orientadas al sur suelen ser las más idóneas para aprovechar los rayos solares.
  6. Espera entre 2 y 5 horas para que el agua se caliente.

Paneles solares fotovoltaicos: qué son y cómo funcionan

Convierten los rayos del sol en energía eléctrica, que puede usarse para consumo doméstico y para venderla a empresas que pertenezcan a la red eléctrica nacional.

    Panel monocristalino: sus células están hechos con un único cristal de silicio. La pureza de este cristal, que le da un color negro oscuro, hace que sea más eficiente que el policristalino.

    Panel policristalino: Este tipo de paneles surgió como necesidad a buscar una alternativa menos costosa que los paneles monocristalinos. La soldificación del silicio se lleva a cabo con múltiples cristales, lo que hace que sea menos eficiente pero también más asequible.

Tipos de paneles solares

Emplean la energía generada por esos rayos de sol para producir calor mediante el proceso de convección. Esto hace que los hogares que tengan este tipo de sistema puedan disfrutar de agua caliente y calefacción de una forma más económica. 

Una instalación solar térmica está compuesta los siguientes elementos:

    Captadores solares o paneles solares: captan la radiación solar y convierten esa energía en electricidad o calor. para convertirlos en calor y posteriormente en agua caliente.

    Acumuladores: son tanques donde se almacena esa energía.

    Intercambiadores: llevan el calor por el circuito gracias a su fluido caliente y pueden ser internos, dentro del depósito, o externos.

    Sistemas auxiliares de energía: están diseñados para dar soporte a la demanda de agua caliente en caso de que no haya suficiente radiación solar para generarla (Calderas de gas, termos eléctricos, resistencias eléctricas...

Hay varios tipos de paneles solares térmicos:

    Captadores sin esmaltar. Son baratos y tienen un gran rendimiento. Son los más idóneos para utilizarlo durante las estaciones con más luz solar y en zonas donde los rayos del sol incidan de forma directa durante casi todo el día.

    Captadores de agua de cristal. No son tan eficientes, pero sirven para generar agua caliente incluso en los meses más fríos.

    Captadores de aire plano. Este tipo de paneles se diferencian de los dos anteriores en que utilizan la circulación del aire en lugar del agua.

    Colectores de tubos de vacío. Aseguran una mayor producción de energía por su gran aislamiento térmico, incluso aunque las condiciones ambientales no sean las más adecuadas.

Imagen

Paneles solares híbridos: qué son y cómo funcionan

Combinan lo mejor de ambos sistemas: captan energía solar para generar electricidad y utilizan los rayos del sol para producir calor.

Paneles solares concentrados. Estos paneles solares emplean una tecnología basada en espejos parabólicos que reflejan los rayos del sol y los concentran en un mismo punto focal. De esta forma, el calor concentrado en este tipo puede calentar un tanque de agua, que puede usarse para cocinar o para generar vapor que, a su vez, permita mover turbinas y generar electricidad.

Paneles solares de circulación forzada. Este tipo de paneles utilizan un sistema de bombas para que, mediante la la circulación de fluidos por las diferencias de temperatura, produce electricidad. Son más eficientes que los los paneles solares concentrados, y por lo tanto, los más recomendados para las zonas con climas severos, pero también son más caros.

 

TAGS: #