¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Cómo calcular el consumo de electricidad

La calefacción es en lo que más gastan los hogares españoles. En las zonas más frías de la península, calentar una vivienda puede suponer el 71% de todo su consumo.
Cómo calcular el consumo de electricidad

Según el último estudio publicado en  por el IDAE (instituto público que depende del Ministerio de Industria), el 20% de la energía que se consume en España se hace en nuestros hogares y el gasto medio por habitante es de 990 euros al año. Las casas de campo consumen el doble que los pisos en ciudad al estar más aisladas, sobre todo en términos de calefacción, que es lo que más consume junto con los principales electrodomésticos ( Frigorífico, televisión, lavavajillas, lavadora, etc)

Si además, tienes dudas con tus facturas de la luz y crees que estás pagando mucho, puedes echarle un ojo a las mejores ofertas del mercado con nuestro comparador de energía.

El consumo de luz es la cantidad de Kilovatios (kWh) que se emplean en el domicilio o negocio durante un periodo de tiempo. Son medidos por el contador que se ha instalado en la vivienda y que facilita la lectura tanto a la distribuidora como a la comercializadora contratada. 

¿Qué es el consumo eléctrico y cómo se calcula?

El consumo eléctrico es la suma del gasto de luz por el uso de los aparatos eléctricos de una casa en un determinado espacio de tiempo. El cálculo de este consumo lo podemos hacer de forma diaria, semanal, mensual o anual. Cuanto más acotados estén los datos, más información útil obtendremos y, por lo tanto, nos será más fácil saber en qué estamos consumiendo más y cómo controlar ese gasto. Para realizar este seguimiento del gasto energético, todos los hogares disponen de un contador digital. De este dispositivo, las distribuidoras eléctricas extraen los datos para la facturación mensual de nuestro consumo.

Cuando revistamos la factura, este concepto aparece con el nombre de “Término de Consumo”. Se aplica el precio del kWh que tiene la compañía y contabiliza cuánto tiene que pagar el usuario en un tiempo determinado por esa energía consumida.

Si quieres saber cómo se lee una factura de la luz, siempre puedes visitar este post donde te lo explicamos. 

Antes de calcular el consumo eléctrico de nuestra vivienda, lo primero que tenemos que conocer es la potencia de los aparatos que tenemos en funcionamiento habitualmente. Sin embargo, este no es el único dato que influye en nuestro consumo, ya que nuestro gasto dependerá de tres factores:

  1. La potencia del aparato
  2. El tiempo de uso
  3. El precio de la luz 

kW x horas de uso= kWh diarios consumidos por el aparato
kWh x días del mes = consumo energético mensual



  • La potencia del aparato que estamos usando

Por supuesto, nuestro gasto dependerá en su mayor parte del uso responsable o irresponsable que hagamos que los electrodomésticos que tenemos en nuestra casa. No consumo lo mismo una lavadora que una televisión, pero tampoco los usamos la misma cantidad de veces. La televisión, por ejemplo, la encendemos todos los días y la lavadora no.


Electrodomésticos del hogar

Consumo promedio al año (Según el IDAE)

Frigorífico

662 kWh

Congelador

563 kWh

Televisión

263 kWh

Lavadora

255 kWh

Secadora

255 kWh

Lavavajillas

246 kWh


Por suerte, cada vez se fabrican más electrodomésticos eficientes con funciones ECO, que consumen menos que los antiguos y con los que puedes ahorrar mucho en tu factura. A la hora de comprarse un aparato nuevo es muy importante fijarse en la letra de ahorro energético que tenga, ya que eso va a disparar o mantener estable nuestro consumo del día a día. Los valores van desde la letra F hasta la A++, de mayor a menor consumo respectivamente.

Si quieres saber más sobre cuánto consumen cada electrodoméstico, te interesará leer Los 8 electrodomésticos que más consumen.


  • El tiempo que está encendido el electrodoméstico

El tiempo que permanezcan encendidos los electrodomésticos de nuestra vivienda es un factor clave para nuestro consumo. Por suerte, podemos aprender a controlar ese tiempo y darle un uso adecuado a cada aparato.
Uno de los gastos más inútiles de nuestro consumo es el que producen todos aquellos electrodomésticos en 'stand by'. El piloto rojo de la tele, el ordenador en suspensión, el cargador enchufado a la red pero sin estar cargando suponen un gasto de 231kWh al año y contribuyen al llamado "consumo fantasma", que se lleva el 2,2% de todo nuestro consumo.


  • El precio de la luz

Este punto es el más destacable, ya que nuestro consumo dependerá de la tarifa que tengamos contratada, en la que la luz costará lo mismo sin importar el momento del día en el que realicemos el consumo. En cambio, si tenemos contratada la discriminación horaria, la luz tendrá un precio diferente en función del momento del día. La franja valle (horas nocturnas) es la más barata y la franja punta (horas diurnas) es la más cara.

Si estás pensando en dar de alta la luz en tu vivienda o cambiarte de compañía puedes informarte en Cuánto cuesta dar de alta la luz.

Imagen

También existen otros modos para calcular el consumo eléctrico de un domicilio. Aquí mostramos dos de ellas:

Se puede recurrir a una calculadora de consumo eléctrico.  Es una herramienta que, a través de los aparatos utilizados y el número de personas del domicilio, estima el consumo eléctrico de una vivienda.

Se puede acudir a un medidor de consumo eléctrico. Este aparato se usa para conocer en todo momento el uso que se está haciendo de energía. Puede llegar a ser muy útil ya que conociendo en todo momento el consumo que se realiza, se puede llegar a ahorrar hasta un 15% en la factura de la luz.

¿Qué consumo eléctrico tiene una casa?

Según el estudio publicado en la Ocu, el consumo medio por persona al año en España es de 1200 kWh. Una familia española gasta de media 990 euros al año en energía, siendo la calefacción el principal gasto. En las zonas más frías de la península, la calentar una vivienda puede suponer el 71% de todo el consumo. No obstante, hay diversos factores que pueden hacer que esa cantidad varíe:

  • Tipo de vivienda. Cuando se trata de abastecer energéticamente una vivienda de gran tamaño frente a un pequeño apartamento, la diferencia de consumo es realmente significativa
  • Aislamiento. Una vivienda con un buen aislamiento no consumirá tanto en calefacción, ya que el calor se conservará durante más tiempo.
  • Antigüedad de lo electrodomésticos. Por lo general, los electrodomésticos antiguos consumen más que los nuevos.
  • Número y edad de los habitantes de la vivienda. No gastan lo mismo dos adultos que una familia de cinco miembros. De la misma forma, los niños suelen consumir más en categoría de entretenimiento con aparatos eléctricos -como las consolas, el ordenador o la televisión- que consumen bastante y que muchas veces se dejan encendidos casi todo el día 
  • Estilo de vida de la unidad familiar. El gasto también varía en función de si los miembros de la familia pasan todo el día en casa o si están la mayor parte del tiempo fuera.

¿Cómo se distribuye ese consumo?

La media anual es:

  1. Calefacción: 5.172 kWh.
  2. Electrodomésticos: 1.924 kWh. 
  3. Agua caliente: 1.877 kWh. 
  4. Cocina: 737 kWh.
  5. Iluminación: 410 kWh.
  6. Aire acondicionado: 170 kWh

¿Cómo ahorrar en el consumo eléctrico?

Si deseas ahorrar energía en agua y calefacción, por ejemplo, es bueno utilizar gas natural en los suministros que puedan funcionar con este tipo de energía porque es más barata.

En cuanto al ahorro lumínico, hay que aprovechar la luz solar, utilizar bombillas de bajo consumo y dar la luz únicamente en las zonas que sea necesario,

Por otro lado, para ahorrar energía en la cocina es aconsejable colocar el frigorífico y el horno distanciados, utilizar el calor residual del fuego mientras se cocina o poner programas de bajo consumo en el lavavajillas y la lavadora.

TAGS: #