El comparador de telefonía y préstamos online.

Cómo ahorrar en verano

El calor y los precios se disparan en verano. En Comparatodo te decimos cómo ahorrar en verano para que disfrutes al máximo de tu tiempo libre.
Cómo ahorrar en verano

Por fin llega el calor y el tiempo libre, así que si no quieres quedarte en números rojos antes de las vacaciones, tal vez debas seguir estos consejos sobre cómo ahorrar en verano.


Adiós secador y secadora

En verano, dale un respiro a tu pelo del calor artificial del secador. Cuanto menos lo utilices, mejor para ti y para tu cabello. Deja que se seque al aire libre y te sentirás mejor con la cabeza mojada, sobre todo, con el calor que hace en este tiempo.

Y no solo deberías secar tu pelo al aire libre, sino también la ropa. Cuando hagas la colada, colócala en el tendedero en lugar de introducirla en la secadora. Si tienes patio o jardín, colócala a la sombra para que el sol no dañe tu ropa ni pierda el color. En caso de que no tengas esas facilidades, puedes usar un tendedero portátil y colocarlo dentro de casa cerca de un balcón o una ventana.

Si dices adiós al secador y a la secadora, no solo será un beneficio para tu pelo o para tu ropa, sino que también supone un buen ahorro en electricidad. De hecho, existen muchos más trucos para ahorrar electricidad en verano.


Mantente fresco

Mantenerse fresco implica agua. Lo principal en esta época en la que el calor es agobiante, es hidratarse mucho. En lugar de comprar agua embotellada, puedes llevar una botella de agua contigo, sobre todo, si vas a pasar mucho tiempo fuera de casa y en un lugar donde tengas la opción de rellenarla.

También puedes refrescarte y ahorrar en la ducha, empleando agua fría. Si en la piscina, en el río y en la playa te bañas y el agua está fría... también puedes hacerlo en casa. Además, las duchas frías reafirman la piel y mejorar la circulación.

Como ya comentamos en el post sobre los trucos para ahorrar aire acondicionado en verano, una buena forma de mantener tu hogar con una temperatura fresca, es no abusar del aire acondicionado (cuanto más frío, más se nota en la factura), abrir las ventanas en las horas que más refresque y cerrarlas y bajar un poco las persianas en las horas de más calor. También ten en cuenta que debes elegir bien tu aire acondicionado para conseguir mayor eficiencia energética o usar ventiladores como alternativa para consumir menos energía.


Cocina en frío

Las ensaladas y la fruta son los alimentos más recomendables para el verano. Son comidas saludables y frescas que evitan que gastes electricidad para cocinar. Si tienes jardín, puedes hacer barbacoa fuera un par de veces por semana. La carne y las verduras a la brasa son muy sanas y así no ensucias ni calientas las estancias de la casa con el funcionamiento de la cocina.

Además, otro truco para ahorrar en la cocina será elegir productos de limpieza concentrados. Aunque cuesten un poco más, necesitarás menos cantidad y serán mucho más efectivos. A la hora de viajar, los envases pueden resultar más cómodos de transportar.


Ahorra en cremas y gafas de sol

En verano, es muy importante protegernos del sol tanto con cremas protectoras como con gafas solares. Por supuesto, debes cuidar tu piel, pero no te dejes influir por los anuncios de cremas o bronceadores de marca que pueden tener la misma composición que otros mucho más baratos. Los más recomendables son aquellos que menos productos químicos tienen. Algunos son dañinos y lo único que estarás pagando será la marca.

En cuanto a las gafas de sol, es muy común que se compren las más baratas. Sin embargo, lo barato sale caro. Las gafas que cuestan excesivamente poco no están homologadas, apenas te protegen del sol y dañan tus ojos. Lo mejor es acudir a una óptica y dejarte aconsejar por expertos.

TAGS: #