El comparador de telefonía y préstamos online.

Cómo ahorrar para la universidad

La universidad de tus hijos no tiene por qué ser un quebradero de cabeza para tu economía. Un plan de ahorros puede serte de mucha utilidad. Te contamos cómo ahorrar para la universidad.
Cómo ahorrar para la universidad

Los estudios superiores son una de las mejores opciones con las que asegurar un futuro prometedor a tus hijos. Existen diversos proyectos que afirman que las personas con títulos universitarios cobran un salario superior, y los que tienen un máster, aún más.

Sin embargo, no todos los hogares pueden hacer frente a los elevados costes que engloba la universidad, por tanto, ser precavidos en el ahorro será el primer consejo a seguir. En Comparatodo te explicamos cómo ahorrar para la universidad de tus hijos.


¿Qué gastos supone la universidad?

Los costes de los estudios superiores varían, y mucho, de una universidad a otra, por lo que antes de elaborar un presupuesto estudiantil, tendrás que preguntarte aspectos tales como si es una universidad pública o privada, si el estudiante puede ir en transporte o debe hacer frente a un alojamiento en otra ciudad, manutención, ocio, etc.

Aunque resulte difícil concretar el cálculo exacto del coste de los estudios universitarios de tus hijos, tendrás que ser exhaustivo en su confección, prestando especial atención a gastos fijos:

    • Matrícula. Las más caras son las de la comunidad de Madrid y Cataluña y las más baratas, Andalucía y Galicia.
    • Libros y material especializado.
    • Gastos administrativos.
    • Gastos impuestos por el centro de estudios.
    • Gastos de transporte.

Asimismo, existe otro tipo de gastos a incluir en el presupuesto para todas aquellas personas que tienen que desplazarse a la ciudad donde se encuentra la universidad elegida:

    • Alojamiento.
    • Facturas.
    • Manutención.
    • Ocio.

Una vez stengas claras todas las cuestiones referentes a gastos fijos y gastos variables, podrás realizar un cálculo aproximado del coste universitario por año. Pongamos un ejemplo estimado: un estudiante que no viva en la Comunidad de Madrid y decida estudiar en alguna universidad pública de la capital española tendrá que hacer frente a lo siguiente:

    • Gastos fijos: 1.600 € de matrícula + 200 € de libros + 100 € de gastos administrativos + 20 € mensuales del bono transporte (180 € al año) = 2.080 euros.
    • Gastos variables: (400 € de alojamiento compartido + 50 € de facturas + 200 € de manutención + 200 € de ocio) x 9 meses = 7.650 euros.

Un año universitario supondrían 9.730 euros x 4 años = 38.920 euros.


Formas de ahorrar

Los planes de ahorro para la educación superior ofrecen soluciones muy atractivas. Son conocidos como Planes  de ahorro 529, especialmente diseñados para ayudar a ahorrar dinero a familias. Este dinero se destinará a la educación universitaria, de máster u otros similares. Estos planes suelen estar patrocinados por el Estado. Permiten:

    • Aumentar el crecimiento del dinero con la capitalización de los intereses.
    • Eliminar la necesidad de pedir préstamos.

Establecido el plan de ahorro, se puede visualizar la cantidad que necesitarás ahorrar para la universidad de tu hijo, adaptando tu capacidad de ahorro a la demanda de dinero que suponen los estudios superiores.

Puedes optar también por una cuenta de ahorro remunerada, en la que puedes depositar ingresos extraordinarios progresivos más la parte proporcional de ahorro que destinarías a los estudios.

Las cuentas de ahorro infantiles no producen rentabilidad alguna, pero son una interesante opción debido a la ausencia de comisiones y gastos, por lo que quizá sea conveniente mantener el dinero inmovilizado en un tipo de cuenta como esta.  

También puedes informarte sobre el derecho de tu hijo a participar en el sistema de Ayuda Federal para Estudiantes del departamento de Educación, el cual suele destinar ayudas en forma de beca, programas de estudio y trabajo, y préstamos estudiantiles a las personas que reúnen los requisitos necesarios.

Es conveniente realizar esta práctica desde la adolescencia de tus hijos, cuando tengan más o menos noción de hacia donde quieren dirigirse en el futuro. Empezarás a notar la diferencia al final del proceso.

TAGS: #