¿Necesitas ayuda? 900 487 789 Teléfono gratuito

Cómo ahorrar agua en tu comunidad de vecinos

No más discusiones con tus vecinos por las cuotas de la comunidad. Con estos consejos podrás reducir la factura del agua mes a mes.
Cómo ahorrar agua en tu comunidad de vecinos

Administrar bien una comunidad hace la convivencia mucho más fácil. Mantener las zonas comunes limpias e intentar ahorrar lo máximo posible en los recursos utilizados son 2 puntos básico que se deberían seguir a rajatabla.

Lo recomendable es intentar ahorrar el máximo agua todos los días. No solo por el gasto económico que puede significar, si no también por ayudar al planeta. Entre los consejos que se suelen dar para ahorrar agua destaca tomar duchas cortas, reparar posibles fugas, cerrar el agua cuando no esté en uso. No verter productos químicos domésticos tóxicos por el desagüe; llevarlos a un centro de residuos peligrosos. Usar plantas resistentes que requieran poco o ningún riego, fertilizantes o pesticidas en el jardín.

Imagen

Pero si hablamos de una comunidad, la cosa cambiar, ya que, por mucho que quieras, no va a depender de ti. Por eso, en este post hablamos de cómo trabajar en equipo para que toda la comunidad ahorre en agua. Si quieres pagar menos en tus cuotas mensuales, con solo unos simples gestos podrás reducir el gasto.

1. Optimizar las zonas comunes ajardinadas

El desarrollo de grandes comunidades de propietarios ha dado lugar a la creación de amplias zonas verdes en las que pasar tiempo en familia, caminar o hacer deporte. Sin embargo, éstas demandan un alto consumo de agua. Para reducir el gasto, puedes seguir estos parámetros.

Rediseñar las zonas ajardinadas es una de las medidas que más impacto tendrá en el consumo de agua. Este tipo de espacios cuentan con extensas áreas de césped que requieren un riego constante, por lo que puedes reducir parte de esto espacios e incluir otro tipo de especies autóctonas cuyo requerimiento de agua sea  menor.  Por otro lado, el uso de arena, piedras, grava o corteza de árbol a modo de decoración son soluciones muy factibles.

El tipo de riego debe ser mediante microaspersión o goteo, puesto que este sistema está especialmente pensado para aportar a cada planta la medida de agua necesaria. Asimismo, plantear unos calendarios de riego estudiando diversos factores como la climatología evitará que se desperdicie agua.
Si la zona verde es de gran tamaño, se puede contar con un sistema más complejo como lo es el riego por goteo subteráneo, que permite aplicar agua a los cultivos o jardines de forma directa y localizada.
Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de regar son: no hacerlo en horas con temperaturas elevadas, ni con fuertes rachas de viento.
En estos caso, además, es de gran utilidad contar con una pistola de riego en nuestra manguera porque regulará la cantidad de agua empleada y realizar un uso más eficiente.
También existen mangueras de riego por exudación, que son aún más eficientes y ecológicas.

Desarrollar estas prácticas con frecuencia y en colectivo repercutirá en un ahorro considerable en la factura de la comunidad y a cuidar el medio ambiente.

2. Ejercer un adecuado mantenimiento de las piscinas comunitarias

Las grandes comunidades de vecinos habitualmente cuentan con una piscina en la que disfrutar en los meses de más calor. Aunque requieren una gran inversión, existen métodos con los que reducir el consumo de agua.

En primer lugar, mantener el agua limpia para evitar tener que vaciar la piscina en mucho tiempo. Para conseguirlo puedes aplicar una serie de reglas, como por ejemplo, ducharse antes de meterse al agua, no introducir alimentos ni bebidas dentro del agua, no orinar en el interior, etc.

Durante los meses de inactividad puedes optar por cuidar la piscina durante todo el año, teniendo en cuenta que no haya fugas por ninguna fisura. De esta manera evitaréis tener que llenarla el verano siguiente. En caso de no querer cuidarla, podéis cubrirla con una lona para evitar la evaporación del agua. Además, no se ensuciará y no estará en contacto con la luz solar.

Otras actuaciones muy interesantes son la instalación de cobertores para evitar hasta un 70% de la evaporación en los meses de verano, dotar las duchas de pulsadores adyacentes para evitar que queden abiertas y la instalación de canalizaciones en el vaso de la piscina para que el agua derramada vuelva al interior.

El equipo de filtrado también tiene su repercusión en la factura. Optar por sistemas de bajo consumo que combinen el uso de agua y aire podría ser la mejor opción.

3. Ahorrar individualmente

El ahorro colectivo es de vital importancia y más aún en comunidades de propietarios. Sin embargo, también se pueden ejercer prácticas individuales con el fin de atenuar el gasto. Algunos hábitos que podrían contribuir a la reducción del consumo de agua en tu hogar son:

- Usar adaptadores de bajo consumo en el cabezal de la ducha

- Comprar lavavajillas eficientes y evitar fregar a mano

- Emplear perlizadores en los grifos y si fuese posible, con reguladores de temperatura

- No dejar correr el agua mientras te lavas los dientes

- Ducharse en lugar de bañarse

Imagen

Hay que tener un control respecto a las fugas que se pueden llegar a encontrar en la zona de riego, de la piscina, etc.
Al tener parte de las instalaciones enterradas, puede que se produzca alguna y no nos enteremos, pero al final se va acumulando y por tanto, se notará en nuestra factura.

Crear conciencia en la comunidad

Muchas veces, la gente desperdicia recursos porque no tienen la educación adecuado y no saben los daños que puede conllevar malgastar el agua. Por eso, es importante ayudar a formar a los residentes de una comunidad de vecinos sobre las prácticas eficientes de agua y difundir esta información entre los niños, las amas de casa, el personal de la comunidad y trabajadores del hogar, ya que pasan la mayor parte de su tiempo en casa y pueden controlar el uso y el desperdicio de agua.

Plantar plantas que viven con poca agua

Existen céspedes, arbustos y plantas que pueden vivir mucho tiempo con poca agua a la vez que decoran los jardines. Estas plantas crecen bien en todas las estaciones. Puedes utilizar especies de plantas nativas, ya que requieren menos agua y están acostumbrados a las condiciones climáticas locales. También puedes ahorrar agua agrupando las plantas de acuerdo con sus necesidades de riego.

Comprobar si hay fugas en tuberías, mangueras y grifos

Si bien somos conscientes de las fugas en nuestros hogares, puede ser difícil hacer un seguimiento de las fugas en áreas comunes fuera de nuestros hogares. Las fugas fuera de casa pueden significar un derroche, ya que las tuberías y mangueras comunitarias son más grandes y tienen un flujo constante de agua. Las tuberías, mangueras y grifos que se usan en todo el vecindario deben revisarse regularmente para mantenerlos libres de fugas.


¿Necesitas más consejos para ahorrar en tu día a día?


¿Por qué debemos ahorrar agua?

7 consejos para ahorrar gasolina

Consejos para ahorrar para ir a la universidad

Trucos para ahorrar aire acondicionado

TAGS: #