El comparador de telefonía y préstamos online.

Características y tipos de créditos al consumo

Si estás pensando en solicitar un préstamo, en Comparatodo te explicamos las características y distintos tipos de crédito al consumo que existen.
Características y tipos de créditos al consumo

No pospongas la compra de ese coche que tanto anhelas conducir, la solución está más cerca de lo que crees gracias a los créditos al consumo. En este post te comentamos las principales características y tipos de créditos al consumo para que elijas el que más se adapte a tus necesidades.


1. ¿Qué es un crédito al consumo?

El nacimiento de los créditos al consumo podría remontarse al siglo XV en Italia, cuando empezaron a surgir las primeras entidades de crédito. Los promotores de este tipo de préstamo fueron los frailes franciscanos, creadores de los Montes de Piedad (Montes Pietatis), que ofrecían un tipo de préstamo en metálico con garantía de prenda y que no tenía intereses.

En la actualidad, los créditos al consumo son préstamos que concede una entidad financiera que permiten financiar la adquisición de bienes duraderos, como ordenadores, coches, viajes o gastos imprevistos.

Pueden solicitarse en cualquier sucursal bancaria o en el establecimiento donde se vaya a efectuar la compra del bien. Se formalizan a través de un contrato firmado en el que se establecen diferentes conceptos: la cantidad establecida, las cuotas periódicas adeudadas, intereses, comisiones y otros gastos.

Por su parte, los créditos hipotecarios y  los contratos de arrendamiento financiero no se consideran créditos al consumo.


2. Información acerca de los créditos al consumo

Si estás pensando en solicitar un préstamo de este tipo, te convendría conocer los documentos requeridos para la aprobación del mismo:

- Documento Nacional de Identidad

- Las dos últimas nóminas

- Un recibo domiciliado en un banco

- Número de cuenta en la que se va a domiciliar el préstamo.

El contrato tiene que ser concertado entre la entidad bancaria, financiera o aseguradora y el usuario que percibe el dinero para la satisfacción de una necesidad. El contrato debe constar por escrito, exigiendo la firma por parte del beneficiario y adjuntándole una copia del mismo. Los principales datos que deberán aparecer en el contrato son:

- El importe del crédito, que podrá ir desde los 300 a los 75.000 euros. A esto deberá sumársele los intereses, las comisiones y las condiciones de disposición.

- El importe de cada cuota con sus totales y las fechas de cada pago. Si la entidad no le informa del importe de las cuotas pero sí de los plazos, únicamente se abonará el total del importe del crédito sin intereses en los plazos pactados.

- La Tasa Anual Equivalente (TAE), es decir, el interés que deberás pagar anualmente por el crédito. Junto a ella, aparecerán los supuestos utilizados para calcular el porcentaje.

- El interés de demora aplicado.

- Las consecuencias por retraso o impago de las cuotas.

- Información sobre el derecho de desistimiento y la manera en que puedes ejercitarlo.

- Si existieran o no procedimientos extrajudiciales de reclamación y la manera en que puedes acceder a ellos.

En caso de querer rescindir el contrato de crédito, deberás hacerlo en un plazo de 14 días naturales desde la formalización del contrato, sin necesidad de dar ninguna explicación al respecto ni sufrir ninguna penalización. Deberá hacerse mediante un medio que acredite su envío. En los siguientes 30 días al envío del documento de revocación, deberás devolver la cantidad prestada más los intereses acumulados sobre ese capital.


3. Tipos de créditos al consumo

Existen varios tipos de préstamos al consumo entre los que podrás decantarte:

- El préstamo clásico es más conocido como pago a plazos, mediante el cual se solicita la financiación del importe total de una compra. Este tipo de préstamo suele tener una duración determinada y desde el momento inicial del contrato, se conoce el plazo y el número de cuotas que se deberán abonar para la amortización del crédito. Se suelen aplicar un tipo de interés fijo.

- El crédito revolving, se articula en función de una tarjeta de crédito y funciona como una línea de crédito mediante la que se pueden efectuar disposiciones  hasta un límite preautorizado, es decir, permite gastar dinero independientemente del saldo de la cuenta. Este límite se irá reconstituyendo al pagar cada mensualidad, de esta manera, siempre se podrá recurrir a una reserva de dinero sin necesidad de tener que recurrir a otro crédito. Se puede elegir el plazo en el que se prefieren pagar.  El tipo de interés en este tipo de crédito suele ser variable.

- El crédito de consumo rotativo es un tipo de crédito que permite pedir prestada una cantidad de dinero hasta un límite especificado con la entidad bancaria. Se puede devolver en cuotas mensuales o en su totalidad. La cantidad de crédito disponible disminuirá a medida que pidas prestado. Solo se paga por la cantidad prestada, aunque algunas líneas de crédito suelen aplicar tasas anuales, conviene informarse antes de solicitarlo.

- El crédito de libre inversión está orientado a satisfacer cualquier necesidad de financiación con el fin de cubrir necesidades puntuales de crédito. Permite el acceso al dinero rápidamente mediante un único desembolso. El pago se efectúa mediante cuotas periódicas de acuerdo a la tasa de interés.

- El crédito de libranza es una modalidad de crédito de libre inversión que también se puede utilizar para cubrir una necesidad puntual. La principal diferencia frente al anterior es que el crédito de libranza está configurado para descontar la cantidad adeudada de la nómina o pensión, permitiendo una forma de pago más cómoda.

- El crédito de remodelación a diferencia de los anteriores tiene una finalidad concreta. Está orientado  a la remodelación, reparación, ampliación o mejora de la vivienda. El tipo de interés es fijo.

- El crédito de vehículo al igual que en el caso anterior está orientado a una necesidad específica, en este caso para la adquisición de un automóvil ya sea nuevo o de segunda mano.

- El crédito de reunificación de deudas permite la agrupación de todos los créditos contraídos en uno solo. De esta manera, solo se tendrá que afrontar un pago rediseñado previamente con la entidad bancaria. Se suele incrementar el plazo de amortización y el coste final de la operación debido a los intereses.

- El crédito de consumo pignorado permite contratar un crédito presentando como garantía un activo financiero. Las garantías pueden ser de diversa índole, como un plan de pensiones, acciones o artículos de valor. En caso de impago, la entidad puede ejercer su derecho a embargar el bien pignorado y llevarlo a subasta pública para recuperar el dinero prestado.

TAGS: #