El comparador de telefonía y préstamos online.

6 tips para ahorrar agua y energía con el lavavajillas

Una acción tan sencilla como poner el lavavajillas puede ayudarte a ahorrar mucho tiempo y dinero a lo largo del año. Aprende cómo sacar el máximo partido a tu lavavajillas con estos sencillos trucos.
6 tips para ahorrar agua y energía con el lavavajillas

Un estudio realizado por el Canal de Isabel II, en colaboración con BHS Electrodomésticos España, advierte que el uso del lavavajillas consigue una tasa de ahorro de hasta 30 litros de agua diarios en comparación con el método tradicional.

Además, de esa cantidad, 27,4 litros equivalen a agua caliente, por lo que no solo supone un ahorro de agua sino también de energía, llegando a reducir el gasto en 1,06 kW diarios de electricidad y/o gas.

Pese a ello, son muchas las personas que no se deciden a comprar un lavavajillas por el coste inicial que supone y porque consideran que genera más gasto que fregar a mano. Si aún sigues creyéndote este mito, tal vez te interesen estos 6 trucos para ahorrar agua y energía con el lavavajillas.


1. Opta por instalar un lavavajillas eficiente

En el año 2010, la Comisión Europea impuso la obligación de incorporar el ecodiseño a las nuevas lavadoras y lavavajillas, puesto que los electrodomésticos marcados con la etiqueta energética de clase A o superior (A+++) son más eficientes y sostenibles. En el caso de los lavavajillas y las lavadoras, consumen 15 litros menos de agua y un 10% menos de energía.  Antes de comprar un lavavajillas conviene analizar una serie de variables: eficiencia energética, consumo de agua y nivel de ruido.

- Los lavavajillas ecológicos son aquellos que están especialmente pensados para ahorrar agua y electricidad. Están marcados con la etiqueta de clase A o superior (A+++). Este tipo de lavavajillas son más caros, pero durante la vida útil de la máquina, ayudan a reducir el consumo energético.

- Comprueba que el consumo de agua del lavavajillas está por debajo de los 12 litros por ciclo. La mayoría de modelos ya ajustan automáticamente el consumo en un programa de lavado normal.

- El lavavajillas no debe emitir sonidos superiores a los 45 – 60 dB. Los últimos modelos no suelen superar los 50 dB. Destacan algunas marcas, como Bosch, con su gama EcoSilence que no supera los 38 dB.


2. Instala un descalcificador

Un descalcificador es una buena forma de ahorrar agua y combatir el problema de excesos de cal en el agua, por lo que también ahorrarás en detergentes y abrillantadores. Si consigues eliminar el agua tendrás que usar prácticamente la mitad de detergente en cada lavado.

El agua con exceso de cal es perjudicial para la salud de tu lavavajillas, puesto que se incrusta en sus ejes mecánicos. Además, reduce el poder limpiador a los tensioactivos, resta eficiencia y eficacia a los ciclos de lavado y acorta la vida útil de la máquina.


3. No enjuagues los platos antes de meterlos

Si lo que buscas es ahorrar agua, esta costumbre no es la más adecuada, aunque no lo creas estás gastando el doble de litros de los habituales. Esto no quiere decir que tengas que meter los platos llenos de desperdicios en las bandejas del lavavajillas, bastará con que pases un cepillo para retirar los restos de comida y poner un programa de duración y temperatura adecuadas.


4. Elige un programa de lavado adecuado a la carga y la suciedad

Para reducir el consumo de agua y energía tiene que elegir el programa de lavado adecuado. Cuando se utilizan programas cortos y a baja temperatura se ahorra hasta un 50% más que con los ciclos normales que tienen que calentar más agua, lo que conlleva un gasto extra.

A día de hoy, la mayoría de lavavajillas incorporan los programas de lavado “ecológicos” con menor consumo de agua y detergente. Para poder usar este ciclo es conveniente eliminar los restos de comida con un cepillo. Recomendamos también colocar los utensilios de manera ordenada en las bandejas para que el agua y el detergente puedan fluir con normalidad durante el proceso de lavado.

Para evitar poner el lavavajillas varias veces al día, la mejor opción es cargar completamente el aparato, de esta forma utilizarás un 40% menos de agua y ahorrarás un 10% de energía. No te preocupes por los malos olores, los lavavajillas más modernos incluyen un sistema de prelavado, que además de ahorrar agua y detergente, mantiene los platos limpios hasta que decidas programar el ciclo completo.


5. Limpia regularmente el filtro

El lavavajillas, así como todos los dispositivos de la cocina que funcionan con electricidad necesitan un mantenimiento continuo. La mejor forma de optimizar el electrodoméstico y extender su vida útil es limpiar regularmente el filtro (cada dos meses aproximadamente) y secar su interior.

Recomendamos que cada vez que lo hagas, compruebes que no hay nada que obstruya el sumidero. Con un buen uso y un adecuado mantenimiento, verás el ahorro en las facturas del agua y de la luz.

6. Utiliza productos de calidad

En lo que se refiere a la elección del detergente para lavavajillas, lo barato puede salir caro. A la hora de comprar un producto de limpieza de este tipo, tienes que fijarte en la cantidad y calidad de componentes tensioactivos, que son los responsables de eliminar la grasa y las manchas.

Elegir un detergente con componentes tensioactivos que se disuelvan rápidamente en agua, incluso con programas cortos a baja temperatura,  a la larga te ayudará a ahorrar más de lo que crees. Presta atención a la información proporcionada por el fabricante para elegir el mejor producto del mercado, tu lavavajillas te lo agradecerá y tu bolsillo también.

TAGS: #