NOTICIAS

Productos sostenibles: por un consumo responsable

Comprar o no productos respetuosos con el medio ambiente está en tus manos. El consumo responsable es un estilo de vida. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre productos sostenibles.

Vivimos en un mundo de excesos. En la mayoría de los casos, tanto los bienes como los servicios se producen de manera descontrolada, sin ningún tipo de medida, pese a que ya haya otros doscientos productos iguales. Por ello, es importante detenernos un momento para pensar con claridad: ¿Qué estamos haciendo con el planeta?

Hay que replantearse seriamente nuevas formas de consumismo que respeten el medio ambiente, aprovechen las energías renovables y cuiden los derechos de todas aquellas personas que intervienen en los procesos de producción.

Y ahí es cuando llegan los productos sostenibles. Son productos que se han generado en armonía con el medio ambiente y que están en condiciones de conservarse o reproducirse por sus propias características, sin necesidad de intervención o apoyo externo.

Al consumir productos sostenibles no estamos únicamente cuidando nuestro entorno e intentando evitar un mayor deterioro del planeta. También estamos apostando por el trabajo digno que los pequeños productores muchísimas veces no tienen. 

Esta práctica, como podemos comprobar en cuanto salimos a la calle y entramos en unas cuantas tiendas, no es la más habitual dentro del mundo empresarial y, sobre todo, de las grandes multinacionales. Por suerte, las empresas cada vez están mas concienciadas en cuanto a los modos de producción y poco a poco se están consiguiendo avances. 


Ventajas de consumir productos sostenibles


  • Evitas la contaminación por producción masiva, apoyando la generación de recursos a partir de procesos limpios y sostenibles.
  • Optimizas recursos y energía, reduciendo el consumo excesivo de materias primas en los sistemas de producción.
  • Reduces las desigualdades, ya que promovemos los derechos de los productores que no se ven reflejados en los procesos productivos no sostenibles.
  • Respetas el bienestar de los animales. Por ejemplo, en la ganadería ecológica no se recurre a químicos o conservantes para alimentar a los animales.
  • Conoces cómo fue producido y cómo ha sido procesado el producto que vas a ingerir.
  • Garantizas que los productos no tienen contenidos químicos para la remediación y/o prevención de enfermedades en las plantaciones.
  • Aseguras que no hay ingeniería genética en tus alimentos.


Prácticas que favorecen actividades de producción sostenible

  • Comercio de proximidad

Consiste en favorecer a los pequeños comercios consumiendo sus productos. Por ejemplo, comprar en la frutería de tu barrio, la cual sabes de buena mano que tiene productos de calidad, en vez de hacerlo en el supermercado de siempre, donde la fruta ha recorrido miles de kilómetros hasta llegar a su destino. Así evitamos la contaminación que supone realizar un viaje largo para transportar productos y reduciremos el derroche energético.

  • Comercio justo

Se refiere a la relación basada en la justicia, y totalmente voluntaria, entre productores y consumidores. En otras palabras, este comercio consiste en pagar un precio acorde al trabajo y el esfuerzo que se esconde detrás de la producción de un bien o servicio. De esta manera, le damos a los productores la importancia que merecen y la obtención de un beneficio justo por su labor. Esta forma de mercado la promueven ONGs como la ONU (Organización de las Naciones Unidas) y movimientos sociales como el pacifismo y el ecologismo.


Diferencia entre alimentos eco, bio, orgánicos y sostenibles

Todos estamos familiarizados con estos conceptos y podríamos explicar en términos generales a lo que se refieren. La cuestión es: ¿sabemos la diferencia que hay entre cada uno de ellos?  

 

  • Ecológico

Los alimentos ecológicos son aquellos que se han obtenido mediante métodos agrícolas respetuosos con el medio ambiente. Es decir, respetan los ciclos naturales del producto sin alterarlos artificialmente. Por ejemplo, el uso de fertilizantes y pesticidas químicos hacen que un producto deje de ser ecológico, igual que la crianza de animales en un espacio contaminado o con medicación antibiótica de por medio. 

 

  • Biológico

Los alimentos biológicos no contienen ningún elemento que haya sido alterado en intervenciones de laboratorio. Esto puede suceder en algunas frutas o verduras para mejorar su aspecto, su color o su duración. Estos productos contienen la etiqueta ‘Bio’.

 

  • Orgánico

 Alimentarse orgánicamente produce como uno de sus beneficios principales que no haya residuos de pesticidas, fertilizantes o similares en sus alimentos. No todos los alimentos orgánicos son biológicos, son cosas diferentes, ya que puede darse el caso de no contener químicos pero que estén manipulados genéticamente. Por ejemplo, sucede con las uvas de un vino.

 

  • Sostenible

Este concepto es bastante más amplio que el resto. Se trata de un proceso socioeconómico que relaciona tres factores importantes. La sostenibilidad se refiere a la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social.


¡Recuérdalo! 

La naturaleza y el medio ambiente no son una fuente inagotable de recursos, es necesario protegerlos y utilizarlos racionalmente.

TAGS: #