NOTICIAS

10 trucos para calentar la casa

¿Ahorrar y pasar frío? ¿Gastar dinero y estar cómodo? Olvídate de elegir alguna de las dos. Con estos trucos podrás calentar la casa de manera sencilla y económica.

Como todos sabemos, el precio de la calefacción no es precisamente barato, y a veces incluso la conectamos antes de tiempo porque no soportamos la sensación de frío. Pero, ¿qué pasa cuando llegue la factura? Lo de siempre: cara de póker y a apechugar con el pago.

Como el invierno es largo y hasta los más calurosos necesitan sentirse cómodos en casa, aquí van algunos trucos caseros para calentar la casa sin necesidad de encender la calefacción

 

Instala cortinas térmicas

Efectivamente, las cortinas no sirven solo como elemento de decoración. Existen cortinas térmicas que tienen la capacidad de aislar nuestros hogares del frío. Lo mejor para sacarles el máximo partido es instalarlas en las habitaciones más utilizadas, abrirlas cuando entre el sol y cerrarlas cuando ya no de para mantener esa temperatura. 


Complementa los radiadores con papel de aluminio

Los radiadores muchas veces pierden calor innecesariamente, especialmente los que se encuentran colocados en paredes que dan al exterior. La idea de este truco es utilizar el calor de reflexión del papel de aluminio: se coloca por detrás del aparato y hace que el calor cambie de dirección y vaya de vuelta a la habitación. El mismo rollo de cocina serviría, aunque si buscas precisión lo mejor es comprar un papel de aluminio especial para radiadores.


La madera como aislante

La madera es un aislante térmico perfecto. Proporcionan calidez de forma natural y se puede encontrar en muchos sitios además del suelo, como mobiliario, zócalos, puertas y ventanas interiores. 


Usar alfombras 

El suelo es el elemento de construcción que posee mayores pérdidas energéticas. Por ello, aparte de la madera a modo de parqué o moqueta, es recomendable usar alfombras. Tienen la capacidad de conservar altas temperaturas y detener el frio que asciende por los pies.


Cinta adhesiva

Aunque parezca una técnica muy cutre y poco estética, la realidad es que la cinta aislante cumple su función de maravilla. Sirve para cubrir aquellas fisuras en ventanas, puertas o cualquier tipo de rendija, con el fin de impedir que el aire frío circule a su libre albedrío por la casa. Además, es un remedio muy económico apto para cualquier bolsillo. En su defecto, el papel de burbujas podría realizar una función similar. 


Cordón de silicona para ventanas

Sellar las ventanas es una de las opciones más contundentes para dejar de pasar frío en casa. Lo ideal y más utilizado es la silicona neutra, exenta de disolventes y resistente al envejecimiento climático. Por supuesto, es crucial la correcta fijación de la silicona para que las ventanas queden bien selladas. 


Velas, maceta, bandeja y mechero

Este es el material que necesitas para ahorrarte un buen dinero en facturas. El procedimiento es muy sencillo, lo único que tienes que recordar es no dejar las velas desatendidas. Necesitarás una bandeja de horno, una maceta, seis velas y algún objeto para tapar el agujero de la maceta (en caso de que lo tuviera). Coloca las velas dentro de la bandeja de horno, enciéndelas con el mechero y cúbrelas con la maceta. Este método actuará como una estufa normal y corriente.


Acota el calor

Es tan simple como cerrar las puertas de las habitaciones o estancias de la casa que no utilizas. ¿Por qué? La respuesta es muy sencilla: una puerta cerrada actúa como barrera entre la circulación del aire frío y tú, o en este caso, el resto de la casa. Además, acotar el espacio también hace que haya menos espacio que calentar y sea más sencillo mantener una temperatura cálida constante.  


Mueve la cama lejos de la ventana

Tanto el cristal como el marco de la ventana son conductores del frío. Es necesario tenerlo en cuenta a la hora de amueblar una habitación. Si aún así has decidido que tu cama esté al lado de la ventana, igual deberías replantearte una nueva colocación, ya que sufrirás las terribles consecuencias del invierno. A no ser que te caracterices por ser una persona extremadamente calurosa, claro. 


Ventila la casa el tiempo justo

No queremos que tu casa comience a tener el olor de un basurero. Mantener el ambiente de la casa fresco y limpio debería considerarse un derecho fundamental, pero si pasas frío en casa, procura no tener las ventanas abiertas de par en par durante horas. En invierno sobre todo, claro. Abre bien las ventanas durante un máximo de 10 o 15 minutos al día para liberar las toxinas de las habitaciones. Y, a ser posible, en horario de luz solar y con algún rayito que otro entrando por la ventana. 

TAGS: #