NOTICIAS

Cómo saber si funciona el termostato de la calefacción

Si tu calefacción de casa o del coche no funciona, prueba a hacer las siguientes comprobaciones antes de llamar a un profesional. La culpa puede ser del termostato.

Un termostato es un pequeño aparato que gestiona el sistema de calefacción o refrigeración. Es parte de un sistema de control que funciona abriendo o cerrando el circuito eléctrico, atendiendo a la temperatura ambiente y exterior. La idea es que el circuito solo esté encendido cuando sea realmente necesario, ahorrando así energía y dinero. 


¿Qué mide un termostato?

Para realizar una buena regulación termostática, es fundamental medir la temperatura ambiente, la cual determinará los grados que hay el lugar en el que nos encontramos. Estas son las variables que se pueden regular:

  • Temperatura de inercia.

Es la temperatura mínima que puede alcanzar el hogar, independientemente de las condiciones climatológicas del exterior. Depende de los materiales de construcción, el suelo y el aislamiento. 

  • Temperatura de confort.

Es la temperatura que debe alcanzar la casa para que estés cómodo en su interior. Los grados ideales. 

Si a la temperatura de inercia le restas la temperatura de confort, el resultado es la temperatura intermedia. Esta temperatura debe estar controlada para ahorrar energía. 

Hay que tratar que no haya más de 5 grados entre la temperatura de confort y la de inercia, ya que sino estaremos consumiendo más energía (y gastando más dinero) de la necesaria para estar excesivamente cómodos. 


 ¿Por qué la calefacción no calienta?

 EN CASA

Los termostatos utilizados en casa se componen de una pequeña caja, en algunos casos con una tapa que cubre los botones de control, que se instala en la pared de una habitación de la vivienda.

Te dejamos algunas soluciones y los motivos por los que tu termostato no está haciendo lo que debe:

  • Asegúrate de que está encendido.

Aunque sea una obviedad, si tiene un interruptor ‘ON/OFF’, comprueba que esté en la posición ‘ON’.

  • Ajusta la temperatura del termostato, de manera que sea mayor a la temperatura de la casa.

En los mandos de temperatura, . Si es un termostato programable, consulta el modo de programación para ver a cuántos grados salta y a qué hora.

  • Comprueba que el fallo no sea causa de falta de batería.

Si tienes un termostato digital, aparecerá un aviso en la pantalla del termostato. Deberás cambiar las pilas abriendo el compartimento que las contiene.

  • Verifica que los interruptores del circuito de calefacción estén conectados.

Normalmente, se localizan en un panel eléctrico dentro del propio termostato. Primero encuentra los interruptores, que son dos cables (uno rojo y otro blanco), unidos al termostato por dos tornillos; a continuación, desenrosca los tornillos hasta que los extremos de los cables se suelten; el siguiente paso es envolver perfectamente los cables y volver a atornillar. Aviso: si no estás seguro de cómo hacerlo, lo mejor es que consultes un manual o pidas ayuda a un profesional.

  • Reinicia el termostato.

Parece una tontería, pero a veces simplemente necesita resetear y volver a la configuración inicial.


EN EL COCHE

¿Pensabas que los termostatos solo se utilizaban en casa? Por supuesto que no. Cuando es invierno y vas plácidamente en el coche de vuelta a casa, es porque hay un sistema de calefacción caldeando el ambiente.  

Y si estás como un cubito de hielo dentro de él, puede estos sean los indicadores de su mal funcionamiento:

  • Calefacción fría.

Si el termostato está en la graduación más alta y el coche no está excesivamente caliente, probablemente el calentador esté bloqueado o cerrado. Se percibirá perfectamente porque de las rejillas saldrá aire frío o muy poco caliente.

  • Variación de la temperatura.

Si el termostato falla en una posición abierta o parcialmente abierta, el indicador de temperatura estará por debajo de lo que marca habitualmente. En cambio, si el termostato falla en una posición cerrada, la refrigeración no entrará al motor y la temperatura aumentará rápidamente.

  • Rendimiento menor de gasolina.

Si la gasolina está cayendo en picado, puede que sea causa del termostato. El motor puede estar excesivamente frío, como sucede cuando el conducto de ventilación queda abierto, y esto produce que el vehículo consuma más combustible.

  • Vapor del motor.

No sigas conduciendo si ves vapor elevándose desde el motor. Esto podría ser obra del termostato en una posición cerrada o semicerrada, evitando que el refrigerante acceda al motor y provocando un sobrecalentamiento.

  • Fluctuación de la temperatura.

Si apreciamos que el marcador desciende cuando estamos a velocidad normal o acelerando, pero aumenta cuando estamos parados en un semáforo, seguramente el termostato esté defectuoso.

TAGS: #