NOTICIAS

Cómo hacer un cargador portátil para móvil

Crear nuestra propia batería portátil puede ser más fácil y sencillo de lo que te imaginas. Aquí te contamos cómo puedes conseguir la tuya de elaboración propia

Si por casualidad te apetece emprender camino en el mundo de la electricidad y tecnología, leyendo este post podrás intentarlo con la creación de tu propia batería.
No desistas si al principio no te sale bien. Poco a poco y con paciencia lo conseguirás.
Por otro lado, si ese no es tu caso y solamente se te ha perdido el cargador del teléfono y necesitas uno urgente, de esta manera podrás hacer el tuyo propio con cosas que no uses por casa como son: una batería recargable de unas pilas, las pilas y un cable USB para poder conectar tu móvil. 

Materiales que necesitamos

Para hacer nuestra propia batería portátil necesitamos los siguientes materiales:

  • Un cable con conexión USB para el teléfono que queramos cargar. Este cable puede ser uno que no utilicemos a menudo, ya que hay que cortarlo y manipularlo para crear nuestra batería portátil casera.
  • También necesitamos una batería o cargador de 4 pilas comunes recargables triple A (AAA). Estas pilas se catalogan dependiendo de la cantidad de energía que pueden almacenar y no la potencia que produzcan. Las unidades usadas para ellas son miliamperios por hora (mAh), lo que puede explicarse como la corriente necesaria para descargar completamente la pila en una hora.
  • Y, por último, el regulador de voltaje de 5 voltios, concretamente el 7805. Este regulador protege al móvil a la hora de la carga. Es muy común y se puede conseguir en cualquier tienda relacionada con la electrónica y la tecnología, debido a que se usa mucho en fuentes de voltaje.

Procedimiento para crear la batería

    1. Primero, hay que cortar el cable USB con la ayuda de unas tijeras o alicates. Es importante recortar por la parte más cercana al USB y no a la conexión del teléfono.
    2. Por consiguiente, tenemos que pelar los cables que acabamos de cortar y puede que nos encontremos con otros 4 de distinto color (rojo, negro, blanco y verde) en su interior. Hay que quitar los que no vamos a usar, es decir, el blanco y el verde. El rojo y el negro serán la alimentación de carga para el dispositivo móvil.
    3. En este paso cogemos el regulador y le vamos a conectar en el primer PIN el cable positivo (Rojo). Lo empalmamos y lo enrollamos bien para que nos quede firme.
    4. En este paso es aconsejable sujetar bien el regulador con celo a una tabla o a alguna superficie en la que estemos trabajando para que no se nos mueva a la hora de soldar los cables.
    5. A continuación, soldamos el cable rojo (positivo) del cargador de pilas con el empalme que acabamos de hacer al regulador.
    6. Repetimos el proceso con el cable negro (negativo) del cargador y el cable negativo del cable USB, y soldamos con el segundo PIN del regulador. Es aconsejable también que coloquemos alguna pequeña protección para que no estén en contacto ni se rocen entre sí los cables ni los pines del regulador.
    7. Del cable USB, usamos el cable positivo (rojo) para empalmarlo y soldarlo con el tercer pin del regulador.
    8. Una vez finalizados estos procesos, añadimos cinta al regulador para que quede aislado y fijo al soporte que estamos empleando, y al mismo tiempo, los cables soldados no estén en constante movimiento.

Una vez realizado todo esto, es cuestión de probar a ver si funciona.
Introducimos las pilas recargables triple AAA dentro de su cargador y enchufamos la parte que no hemos cortado al teléfono. Debería encenderse la pantalla y verse cómo carga gracias a nuestra batería casera creada.

En teoría y de esta manera, tu dispositivo telefónico al conectarse debe funcionar. Si tienes alguna duda o no responde como esperabas, siempre puedes acudir a un experto que te aconseje o que te lo haga él mismo. Pero si hay confianza, puedes pedirle que te enseñe.

Resumen del proceso de creación

Teniendo el cargador de pilas a mano, usamos su cable positivo (Rojo) para conectarlo al primer PIN del regulador 7805. Seguimos con la soldadura para que quede firme. A continuación, seguimos con el cable negativo (negro) del cargador y el cable negativo (negro también) del cable USB para unirlos en el segundo PIN del regulador. Aquí se pone una protección de caucho o cinta de electricista (también es válido PVC) para que este PIN no se ponga en contacto con los demás.

Para finalizar, el tercer PIN va conectado con el positivo del cable USB que carga al teléfono.

Por último, ya sólo queda probarlo.

¿Por qué es más seguro este cargador?

Normalmente los cargadores de otros dispositivos móviles dan una carga de 5 Voltios, y el que acabamos de fabricar debería dar una carga algo más alta, aproximadamente 6 Voltios.

El regulador da una carga de aproximadamente 5 Voltios, lo que quiere decir que es más seguro porque el regulador evita que supere esa cantidad al móvil y que no se supere el voltaje que se tenga en las baterías.
Es decir, si tienes una batería alta no importa porque tu regulador actúa en modo de protección y dará el voltaje que marque en el volímetro, que es lo que se usa para medir la tensión o voltaje.

TAGS: #batería #portátil #móviles #casero