NOTICIAS

Cómo ahorrar energía con electrodomésticos eficientes

Apostar por la eficiencia energética es de primero de ahorro. En Comparatodo te comentamos cuáles son los electrodomésticos eficientes y cómo aprovecharlos al máximo.

Conforme se acerca el invierno, son muchas las personas que temen abrir el buzón por encontrarse facturas de la luz más hinchadas de lo habitual. Para que los meses venideros no se te hagan cuesta arriba, en Comparatodo te mostramos cómo ahorrar energía electrodomésticos eficientes.


Eficiencia energética

Cada vez son más los fabricantes que deciden sumarse a la iniciativa del desarrollo de electrodomésticos eficientes, tanto por el respeto al medio ambiente como para el ahorro energético de sus clientes.

Los electrodomésticos eficientes pueden llegar a generar un consumo de energía tres veces menor que uno convencional. Suelen tener un precio superior, pero pensando el dinero que podrías llegar a ahorrar en tus facturas, a la larga es una inversión más que amortizada.

La etiqueta de eficiencia energética es la pegatina que deben llevar los electrodomésticos de más consumo como las lavadoras, secadoras, frigoríficos, aires acondicionados, etc. Esta herramienta informativa permite conocer de forma rápida y sencilla la eficiencia energética de los electrodomésticos.

Estas etiquetas se basan en una escala de clasificación a través de dos códigos: letra y color.

1. Letra: van de la A hasta la G, siendo la A la más eficiente y la G la que más consumo energético genera. A su vez se ramifican tres variables: eficientes, consumo  moderado y consumo alto:

  • Más eficientes:
    • A+++
    • A++
    • A+
  • Consumo  moderado:
    • A
    • B
    • C
  • Consumo  alto:
    • D
    • E
    • F
    • G

2. Color: van del verde al rojo, pasando por tonalidades amarillas y naranjas. En este caso, el verde corresponderá a los electrodomésticos más eficientes y el rojo para los de alto consumo.

Otro tipo de información que debe aparecer en la etiqueta es el nombre del proveedor y el modelo, la capacidad del electrodoméstico y la contaminación acústica que emite

El código de eficiencia de cada electrodoméstico se asigna en función del consumo anual de referencia. La clase energética para cada aparato se otorgará en relación al porcentaje de ahorro energético que consiga el aparato respecto al modelo de referencia de más consumo.

En Europa el etiquetado energético eficiente es obligatorio en los siguientes electrodomésticos:

  • Horno eléctrico
  • Fuentes de luz domésticas
  • Lavadoras- secadoras
  • Lavadoras
  • Frigoríficos
  • Congeladores
  • Lavavajillas

Diversos estudios confirman que sustituir un electrodoméstico de más de 10 años por aparatos catalogados con la etiqueta de eficiencia energética A+++ o A++ suponen un ahorro de más de 470 euros anuales en la factura de la luz.

En este sentido, la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (ANFEL) ha puesto a disposición de los consumidores una tabla de ahorros económicos obtenidos al sustituir un electrodoméstico convencional por uno eficiente. ANFEL garantiza un ahorro inmediato de energía desde el momento que se instala y utiliza el nuevo electrodoméstico.

Puedes consultar la tabla de ahorro en la página web de ANFEL o haciendo clic en este enlace.


Uso eficiente de los electrodomésticos

Por muy eficientes que sean los electrodomésticos que conformen tu hogar, tendrás que llevar a cabo un uso responsable para no derrochar energía y poder así ahorrar en tu factura de la luz/gas, además de contribuir con el medio ambiente. He aquí unos sencillos trucos para no sobrepasar los límites:

- Comprueba el estado del aislamiento de tu vivienda cada temporada para que el efecto de los aires acondicionados y la calefacción no se escape por las rendijas.

- Cuidado con los ladrones de energía, más conocidos como modo standby. Éste representa un 5% de consumo extra en tu factura.

- No recurras a los programas  rápidos en lavadoras y lavavajillas, éstos generan un consumo extra al necesitar más potencia. En su lugar recurre a los programas “Eco” si el electrodoméstico lo tiene instalado, los cuales optimizan el uso de energía en el aparato.

- Existen cuatro clases climáticas de frigoríficos: SIN (10ºC a 32º), N (16º a 21º), ST (18º a 38º) y T (18º a 43º). El más habitual en España es del clase N, aunque si vives en una zona con temperaturas altas puedes optar por uno de clase ST.

- Regula la temperatura de tu frigorífico en función de la cantidad de alimentos que haya en su interior. Lo más habitual es mantener una temperatura interior de 5º y en el congelador de -18º. Además,trata de organizar el espacio de forma que los alimentos que necesiten más frío estén situados en la parte de arriba y los que menos en la parte inferior.

- No introduzcas alimentos calientes en la nevera, si lo haces la nevera tendrá que trabajar más para regular la temperatura. 

- Para que no se sobrecalienten los condensadores del frigorífico limpia con cierta regularidad la parte trasera.

- No abras y cierres la nevera/congelador muchas veces seguidas. Además, asegúrate de mantenerlos bien cerrados.

- Pásate a los frigoríficos No Frost, éstos impiden la acumulación de hielo en las paredes, aspecto que perjudica el enfriado de los alimentos. 

- Aprovecha el calor residual de la cocina para terminar de cocinar un plato y mantenerlos calientes hasta el momento de la comida.

- No utilices el programa de prelavado de tu lavadora si la ropa no está muy sucia.

TAGS: #